access_time 16:04
|
8 de junio de 2007
|
|
BOCA JUNIORS - CÚCUTA DEPORTIVO

Y una noche, el Xeneize lo dio vuelta

Con un gran partido de Juan Román Riquelme y Martín Palermo, goleó 3 a 0 a los colombianos y se metió en su quinta difinición por el título en los últimos ocho años. Su rival será Gremio de Porto Alegre, la semana que viene.

    Boca Juniors se clasificó para la final de la Copa Libertadores, en la que enfrentará a Gremio de Brasil, tras superar 3 a 0 a Cúcuta Deportivo de Colombia, en una Bombonera oscurecida por la niebla pero que contó con un equipo local iluminado para hacer historia. Al final, el equipo auriazul marcó hasta un gol más de los que necesitaba para neutralizar el 1-3 sufrido en el cotejo de ida en Colombia, merced a la inspiración de Riquelme y el juego aéreo de Palermo y Battaglia, a la sazón, los autores de los tres tantos boquenses.

   Boca salió dispuesto a llevarse por delante a Cúcuta desde el arranque, alentado por su ruidosa parcialidad y sin importarle la niebla que bajaba y subía con la misma intermitencia que el voltaje ofensivo de los xeneizes. Porque, de arranque nomás, Riquelme y Palacio dispusieron de dos chances inmejorables en el borde del área chica, mano a mano con Zapata, pero en ambas respondió muy bien el arquero. Todo hacía presagiar por entonces, cuando no habían transcurrido ni diez minutos, que los boquenses podrían alcanzar el objetivo rápidamente, porque los colombianos no hacían pie en ningún sector de la cancha.

    Pero, cuando promediando ese primer tiempo, los locales aflojaron un poco la presión, Cúcuta se animó tímidamente a merodear el área xeneize y, en uno de esos intentos, a punto estuvo de abrir el marcador. Un preciso tiro libre lanzado por el lateral derecho Rubén Bustos, autor del tercer gol de Cúcuta en Colombia, rebotó en el travesaño de un impávido Mauricio Caranta, quien no intentó defensa alguna. Pero los dueños de casa retomaron el dominio y no lo abandonaron hasta la finalización del primer período, teniendo como justo premio, sobre el final, la primera conquista de la noche.

   Un tiro libre de Riquelme desde posición frontal se clavó contra el palo izquierdo de Zapata, siendo la primera conquista que por esa vía consigue Román desde su retorno a Boca. En el complemento, a los ocho minutos, el partido se interrumpió a raíz de un banco de niebla que le quitaba la visión a los árbitros asistentes. De hecho, uno de ellos le había anulado a Cardozo un gol en el minuto previo a la suspensión, aunque la decisión en este caso fue correcta. Pero, apenas se reanudó el juego, Boca llegó a la segunda e imprescindible conquista mediante un cabezazo de Palermo, quien entró libre por el segundo palo.

    Los Xeneizes siguieron presionando pero, superada la media hora, empezaron a sentir el esfuerzo realizado. Se lesionó Morel Rodríguez y la defensa de Boca pasó un par de minutos de zozobra. Entonces ingresó de Battaglia para tratar de equilibrar el medio campo y hacerse fuerte defensivamente en esa zona de la cancha. La movida del técnico le dio un resultado impensado, ya que, apenas ingresado y en la segunda pelota que tocaba, Battaglia conectó de cabeza un córner lanzado por Riquelme y selló la clasificación boquense.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.