access_time 11:38
|
18 de julio de 2007
|
|
MÚSICA

Williams arremete contra muchos famosos en Feel

En su nueva autobiografía, el niño rebelde, tal como se lo conoce en el medio, brinda detalles sobre los artistas con los que ha compartido parte de su carrera a lo largo de los años en la cumbre del pop. Entre otros, habla de Cameron Diaz, Christina Aguilera y Noel Gallagher

     La nueva autobiografía del cantante Robbie Williams, titulada Feel, muy pronto hará las delicias de las revistas sensacionalistas de todo el mundo. El ex componente de Take That dedica pasajes enteros a despacharse largo y tendido sobre los artistas que se ha ido encontrando a lo largo de sus años en la cumbre del pop. De este modo, George Michael, Cameron Diaz, Christina Aguilera y Noel Gallagher son sólo algunos de los personajes famosos sobre los que el chico rebelde, tal como se lo conoce en el medio, no ha ahorrado en calificativos. Les dice de todo menos bonitos.


ESCÁNDALO EN PUERTA.


          Si bien la popularidad de Williams ha trascendido en los medios por su brillante carrera musical, parte de ese éxito radica en los infinitos escándalos en los que ha sido fiel protagonista. Y, como no podía ser de otro modo, tras este ejemplar autobiográfico, el músico ya se prepara para figurar en las portadas de los principales diarios. Sirva a modo de ejemplo el dardo que ha escrito sobre Noel Gallagher, componente de Oasis: “La primera vez que estuvo en televisión era tan feo que tenían que enfocarlo de la cintura para abajo”.


               Robbie Williams tampoco se corta a la hora de describir a sus antiguos compañeros de banda. A Gary Barlow, por ejemplo, lo califica como una persona extremadamente tacaña, hasta el punto pedir una libra a los otros miembros de Take That cada vez que usaban su celular. Sobre Westlife, una banda surgida a imitación de Take That, Robbie suelta que son una banda de perezosos. Llega, incluso, a criticarlos por no haberse acostado nunca con ninguna de sus miles de fanáticas. De la bella Cameron Diaz manifestó que se parece a Zippy, un muñeco de una popular serie infantil británica (Rainbow), que tiene la cabeza ovalada y una cremallera por boca.


         De Christina Aguilera cuenta que es “una mezcla entre Swampy –un activista ecologista británico– y los Village People”. Incluso, el cantante, también tiene duras palabras para sí mismo. Según escribe el diario The Sun, que ha tenido acceso a la autobiografía, Williams se define a sí mismo como un “paranoico, miserable, solitario y completamente obsesionado consigo”, que se mueve en una especie de relación amor-odio con la fama que ha conseguido.


           También se describe jugando durante días enteros al Championship Manager 4 y entrando en eBay para buscar cualquier tipo de pertenencia personal suya que estuviera a la venta. En un momento del libro, el cantante asegura que a veces fantasea con degollar con un trinchador de pollos a alguien que escriba un artículo sobre él.


UNARTISTA ALOCADOY DE GRAN EGO.


        A simple vista, Robbie parece un tipo extravagante.Tiene fama de ser un tipo alocado y de tener un gran ego: en la portada del álbum Sing when you are winning aparece multiplicado en diversos jugadores de fútbol que lo están levantando en brazos. Pero, escuchando con atención sus canciones, que suenan tan bien, con un ritmo tan peculiar como él mismo, se puede ver un lado suave. Cuando era un adolescente, como era mal estudiante decidió hacer castings, cosa que a su padre, que era humorista, no le desagradaba del todo. Tuvo suerte y lo llamaron para formar una banda de chicos.


         En los años noventa estuvo triunfando con Take That, vendiendo en Gran Bretaña más discos que The Beatles y conquistando el corazón de las adolescentes. Pero, pasados cinco años, se marchó, después de que los periódicos hubiesen aireado muchas de sus juergas y tras una pelea (claro) con el cantante, Gary Barlow. Era este quien parecía destinado a triunfar en solitario. En cambio, el que mejor sobrevivió a la versión europea de los New Kids on the Block iba a ser Robbie. Eso sí, tras seis meses de peleas legales con su anterior grupo y una temporada en una clínica de desintoxicación de adictos.


           Su primer paso en solitario fue el álbum Life thru a lens (1997), disco multiplatino, igual que el siguiente, I’ve been expecting you, en el que aparece uno de sus mayores éxitos, Millenium, canción que suena a película de James Bond. De hecho,Williams ha revelado a la productora de los films de 007 que le gustaría remplazar a Pierce Brosman. De momento, sólo ha conseguido grabar un videoclip recreando el ambiente glamoroso del superagente secreto. En 1998 ganó tres trofeos de los premios Brit Awards: mejor artista masculino, mejor single (Angels) y mejor videoclip (Millenium).


        Al año siguiente conquistó el difícil mercado estadounidense haciendo un recopilatorio de sus mejores temas. Su trayectoria personal y su carácter arrogante y descarado dan a entender que a Williams le queda mucho jugo por exprimir. Además, ha sabido hacer que cada uno de sus movimientos sea extensamente cubierto por los medios de comunicación, como su ruptura con Nicole Appleton, cantante del grupo All Saints, y el posterior desafío con Liam Gallagher, cantante de Oasis y padre del hijo de su ex.


        Sus letras tienen sentido y hablan de muchas más cosas que del amor, habiendo entrado en los delicados terrenos de la religión y la violencia, que va tan a menudo asociados a la música actual, al igual que el consumo de drogas, que Williams nunca ha escondido, aunque ahora afirma que las toma con moderación, otra señal de que Williams, quien se autodefine como actor y hombre del espectáculo, está intentando madurar

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.