EEUU vuelve a conmocionarse por otro tiroteo en una escuela
access_time 11:05
|
18 de julio de 2007
|
|

Vuelven los vientos de guerra

Un año después del conflicto armado en Líbano, del que se cumplió hace días el primer aniversario, vuelven a soplar vientos de guerra en Oriente Medio, con el temor de un enfrentamiento entre Israel y Siria mucho más intenso que el del año pasado con Hezbolá

          “No queremos una guerra con Siria pero se han intensificado los entrenamientos en el Golán, porque tenemos que prepararnos para lo peor”, afirmó el teniente coronel Gay Hazut, comandante en jefe de la División de Galilea. El militar se refirió a las maniobras que realiza desde hace unos días el Ejército israelí en la meseta del Golán, que Israel ocupó en 1967 y que Siria asegura que recuperará “por la vía de la paz o por la militar”.


       Hace unos meses, analistas del Cuerpo de Inteligencia del Ejército israelí determinaron que en julio se iniciaría un período de gran inestabilidad en la región, cuyo resultado puede ser el estallido de una guerra con el Ejército sirio. Estos temores han sido confirmados ante distintos medios occidentales por altos funcionarios del Gobierno de Damasco, quienes han advertido en los últimos días que si el Golán no está en sus manos en agosto o setiembre, tendrán la legitimidad para iniciar la resistencia, con incursiones y ataques contra blancos judíos.


          El posible estallido de la contienda fue anunciado por primera vez a finales del 2006, cuando el propio presidente sirio,Bachar al Asad, ofreció públicamente a Israel negociar la paz porque, “de lo contrario, no se descarta la opción militar”. En Israel se asume que cualquier acuerdo supondrá la devolución de la meseta del Golán y que las negociaciones se centrarían en el lugar exacto de la línea fronteriza y las garantías mutuas de seguridad. Después del fracaso militar en Líbano el año pasado y ante el temor a una nueva guerra con posibles ramificaciones regionales –Hezbolá e Irán–, el Gobierno del primer ministro israelí, Ehud Olmert, se ha tomado muy en serio las amenazas sirias.


          Sus expertos militares, políticos y diplomáticos discrepan, no obstante, sobre las verdaderas intenciones de paz de Al Asad. Para unos, las sucesivas ofertas de diálogo de Damasco en los últimos meses son genuinas, mientras que para otros, ocultan la intención del presidente sirio de eludir responsabilidades por la situación política en Líbano. El régimen de Damasco es acusado por la comunidad internacional del asesinato en el 2005 del ex primer ministro libanés Rafik Hariri, así como del de otros políticos que se oponían a la influencia de Siria en Líbano.


           Alentado por Francia y EEUU, el Consejo de Seguridad de la ONU creó en mayo un tribunal especial para investigar esos atentados y Siria teme que los pesquisas apunten directamente a sus servicios secretos o al mismísimo presidente. En ese contexto, un proceso de paz o una guerra con Israel podría desplazar al tribunal de la agenda internacional. Por recomendación de altos mandos en el Estado Mayor israelí, Olmert se dirigió a Al Asad el lunes a través de la cadena televisiva Al Arabiya para decirle muy familiarmente: “Estoy dispuesto a mantener negociaciones directas y también sabés que sos quien insiste en hablar a los estadounidenses”.


            El jefe del Gobierno israelí aludía así a las supuestas intenciones de Al Asad en relación con el tribunal internacional. Y proseguía: “El presidente estadounidense dice: ‘No quiero estar entre Bachar al Asad y Ehud Olmert’. Si querés hablar, sentémonos y hablemos”. Con sus declaraciones, Olmert respondía también a las acusaciones de varios grupos pacifistas israelíes de que Washington bloquea cualquier iniciativa de paz entre Israel y Siria.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.