access_time 11:11
|
10 de abril de 2019
|
Preparándose para el frío

¡Vitaminas! La fuente de energía para enfrentar las bajas temperaturas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1554904816924foto_0000000820180615150704.jpg

La importancia de incorporarlas mediante alimentos que incluyan oleaginosas, frutas y cereales.

Si bien aun no se comienzan a sentir los primeros fríos en Mendoza y se sigue disfrutando de los cálidos días otoñales, es muy importante tener en cuenta que las bajas temperaturas llegarán y con ellas también, las enfermedades tan típicas de la época. Es por esta razón que es válido ya ir teniendo en cuenta de poner “a punto” el organismo para poder enfrentar el frío de la mejor manera. En este sentido, la alimentación ocupa un lugar importante para lograr un estado nutricional adecuado -que será sinónimo de una buena función de defensa del organismo-, y en ella, las vitaminas cumplirán un rol esencial.

La importancia de las vitaminas

Junto con el frío y las lluvias, propias de los meses en los que comienzan a bajar las temperaturas, suelen llegar los resfríos que afectan a todos y, en especial, a aquellos más vulnerables como niños y adultos mayores. Un buen consejo para hacer frente a estos cuadros es mejorar la dieta optando por alimentos que fortalezcan el sistema inmunológico.

En esta línea, la doctora Zulema Stolarza, presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición, afirma que "las vitaminas son las protagonistas exclusivas en el invierno, ya que todas aportan algo diferente para la salud. Hay un grupo de cinco que favorecen notablemente el organismo de las personas en esta etapa del año".

Así, teniendo en cuenta esta premisa, veamos cuáles son las vitaminas que no deben olvidarse de incorporar en estos meses:

Vitamina A

Es un antioxidante natural y ayuda a proteger las mucosas. Se encuentra en las verduras de color amarillo, naranja y rojo como zanahoria, calabaza, zapallo, entre otros; también la aportan alimentos de origen animal como el hígado.

Vitamina C

Esta vitamina es necesaria para el crecimiento y la reparación de tejidos del cuerpo. Se encuentra en todos los cítricos, como el ananá, los frutos rojos, la sandía, el mango, el kiwi, los pimientos y las verduras de hojas verdes y oscuras.

Vitamina E

Es un potente antioxidante. Está en las semillas de girasol, almendras y avellanas.

 

 

Vitamina B

Ayuda a reforzar el sistema inmune. Se encuentra en los cereales integrales, verduras de color verde, legumbres y hongos.

Vitamina D

Esta vitamina, en valores bajos, brinda un camino libre a las infecciones, por lo que es importante aumentar su consumo. Los aceites de pescado y tipos como la sardina, el  atún, el  salmón, son los alimentos que más concentran vitamina D. Otras fuentes son los lácteos (leche, queso, yogurt, mantequilla, crema de leche), yema del huevo.

En resumen:

El consumo de alimentos ricos en vitaminas contribuirá al buen funcionamiento del sistema inmune, sumado a que muchos de estos productos incluyen probióticos presentes en algunos alimentos como los yogures,  a los que también se les atribuyen propiedades inmunoestimulantes.

Cabe señalar que en el caso del consumo de suplementos vitamínicos, debe existir una evaluación e indicación de un profesional idóneo, para evitar posibles eventos adversos relacionados con una hipervitaminosis. Existe la idea de que las vitaminas no producen problemas para la salud, pero los excesos y los déficits pueden traer consecuencias importantes.

Por último, y a más allá de la alimentación, es recomendable  la vacunación anual contra la gripe para, de esa forma, fortalecer el sistema inmunológico frente al virus de la influenza.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.