access_time 16:30
|
30 de octubre de 2019
|
Vida saludable

Vitamina D: ¿Por qué es importante para el organismo?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1572462929106TAPA%20SOL.jpg

Garantizar los niveles correctos de esta vitamina podría ser fundamental para prevenir patologías graves.

no importa cuánto te preocupes por llevar hábitos saludables, es bastante probable que en algún momento de tu vida tengas carencia de vitamina D. Y es que, de todas las vitaminas que tenemos que garantizarnos para mantener la salud del cuerpo, esta es una de las más "efímeras".

Aunque puede llegar a nosotros a través de alimentos como los (imposibles de conseguir) peces salvajes del fondo del mar, algunos hongos y en la yema del huevo, lo cierto es lo hace mayormente a través de la luz solar. Pero aún en las ciudades tropicales en las que hay sol todo el año, el déficit sigue siendo probable.

¿Por qué nos cuesta tanto alcanzar el nivel óptimo de vitamina D?

Sombras y encierro. En las grandes ciudades, esas en las que todos estamos corriendo y sosteniendo rompecabezas mentales para sobrevivir, nuestro contacto con el sol da lástima. Se reduce a sentirlo un poquito y cruzar de vereda, sentirlo un poquito y meternos al auto o directamente, a no sentirlo nada. Si el espacio público se vuelve algo violento y no estás del todo dispuesta a sentarte todos los días un ratito en la plaza o a quedarte parada en la vereda charlando con un vecino, el panorama es peor. Si estás atenta a tu estilo de vida, probablemente notes que pocas veces pasás diez minutos seguidos bajo el sol, aunque diez minutos diarios es todo lo que tu cuerpo necesitaría.

Mala prensa. Los rayos ultravioletas representan un verdadero peligro para salud de la piel, eso es totalmente cierto. Pero ahora los médicos se dan cuenta de que la máxima de salir nunca pero nunca sin protector solar, probablemente ha sido demasiado exagerada. Cuando aplicamos bloqueadores solares estamos poniendo una barrera no sólo para lo malo del sol, sino también para lo bueno. ¿Entonces? Diez minutos de exposición directa, antes de aplicar el bronceador no representan un peligro real y de hecho, tienen más beneficios que riesgos. Podés y deberías permitírtelos.

Coquetería. Nos han señalado tanto que el sol produce envejecimiento prematuro y arrugas que no es extraño que hayamos desarrollado una total aversión. De hecho, cada vez más productos de belleza vienen con una barrera ya garantizada. Hasta la base de maquillaje más indefensa trae al menos un bloqueador solar 15 que nos deja tranquilas de cuidar nuestro aspecto exterior, pero no colabora mucho con lo interior. Por estas cremas hidratantes y productos de maquillaje que nos ponemos, en estaciones como el otoño y el invierno, nos perdemos la oportunidad de entrar en contacto con el único sol que "tocamos" durante el día: el que nos da en la cara.

La alimentación no alcanza. Con la vitamina D a la que podemos acceder a través de la comida suceden varias cosas. Por un lado, no hay suficiente de ella en los alimentos que la contienen, como la yema del huevo o algunos tipo de hongos. Por el otro, ciertos alimentos que solían tenerla, ya no cuentan con ese beneficio. Es el caso de los peces de mar profundo que ya ni siquiera lo son porque ahora se crían en cautiverio. Finalmente, los alimentos que tienen dosis más prometedoras, son cosas que la mayoría prefeririamos ni probar: el aceite del hígado de bacalao y el hígado de vaca. Existe un alternativa posible aunque no tan ideal: los productos fortificados. Sucede que muchos de ellos, como los cereales procesados, implican consumir demasiada azúcar. Algunos lácteos también tienen vitamina D agregada pero claro, no son opción para veganos, por ejemplo.

¿En qué repercute el déficit de vitamina D?

La carencia de vitamina D es engañosa porque se manifiesta con síntomas difusos y no necesariamente igual para todas las personas. Podés sentir su falta a través del cansancio, de dolores musculares o esqueléticos, de insomnio, migrañas y hasta depresión. Puede manifestarse abstractamente a través de nerviosismo y ansiedad pero también de taquicardia o gingivitis.

La razón por la que la paleta de síntomas es tan grande, es por su rol crucial como modulador inmunológico. La vitamina D interviene en tantos procesos importantes, que puede afectar desde el sistema cardíaco hasta el endocrinológico. De hecho, su falta es sospechosa de ser la causante de enfermedades graves y cuadros autoinmunes crónicos que no mejoran necesariamente luego, por su compensación. Esto significa que garantizar los niveles correctos de vitamina D podría ser fundamental para prevenir patologías graves.
 
¿Y entonces cómo conseguimos la vitamina D?

Podés chequear tus niveles pidiendo a tu médico de cabecera que incluya un análisis dentro de tus controles. En caso de que te de bajo, existen suplementos de vitamina D que se pueden tomar en forma de gotitas o de pastillas. En general, lo ideal es que los consumas guiada por un profesional que seguramente te las recete de acuerdo a tus necesidades puntuales durante algunos meses y luego te haga descansar. Ingerir los suplementos a ciegas no es buena idea porque, a diferencia de lo que sucede con otras vitaminas cuyo exceso se elimina a través de la orina, la acumulación de la vitamina D puede ser tóxica y tener efectos graves. Como hábito cotidiano, intentá garantizarte unos minutitos de sol por día. Si querés cuidarte la cara con bloqueador, podés hacerlo pero entonces permití que los rayos lleguen a tus brazos, a tu pecho y espalda.

Chequeala con una app

La app Dminder, disponible para iOS y Android, permite medir las cantidades de vitamina D que tu cuerpo podría estar produciendo. El usuario debe marcar en qué lugar geográfico está, cuán expuesto está su cuerpo de acuerdo a la ropa que lleva y algunos datos de su dieta. Luego, debe pulsar un botón de inicio. De acuerdo a los sensores de luz de las pantallas y los datos, una alarma le avisará cuando ya haya producido la cantidad necesaria diaria, semanal o mensual de acuerdo a los valores recomendados.

 
 
Por: Denise Tempone para Diario La Nación

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.