Las redes sociales pueden ser usadas como depósito de catarsis laborales, y eso hizo una profesora mendocina tras un tragicómico episodio con sus alumnos de cuarto año del secundario. 

Les pidió como tarea para el hogar que buscaran en las redes posteos que estuvieran mal escritos: con faltas de ortografía o problemas de coherencia o cohesión. Lo que llamó su atención y hasta la convirtió en viral en Twitter fue que uno de sus alumnos llevó un tuit de ella que estaba mal escrito. 

Josefina Rodríguez es profesora de Letras y contó con gracia el episodio ocurrido en el aula. “Le dije a mis alumnos que trajeran un posteo de alguna red social mal escrito (ya sea error de ortografía, coherencia o cohesión) para analizar en clase. Uno trajo un tweet MÍO”, escribió la docente.

Ante la insistencia de sus seguidores, Josefina reveló el mensaje en cuestión: “Mi mamá se llega a enterar la cantidad de detergente que uso pa lavar los platos y me deshereda”. 

A ese tuit le faltaba la palabra “de” luego de “enterar” y utilizaba la forma coloquial “pa” en lugar de “para”, además de la ausencia de punto final en la oración.

Su descargo se hizo viral y superó los 165 mil “me gusta” en Twitter. 

Una usuaria le consultó por el interesante ejercicio planteado en clase, y la profesora especificó: “Hago dictados semanales, para subir puntos tienen que traer post con errores y entre todos los analizamos”.