Una turista fue la protagonista de un verdadero escándalo en las ruinas mayas de Chichén Itzá, en el sudeste de México al burlar la prohibición de subir al Castillo de Kukulcán. Finalmente, fue detenida por las autoridades locales.

La joven bailó desafiante en la cima del castillo, mientras era insultada por decenas de personas.

Al ver la situación, decenas de turistas le arrojaron agua y una catarata de insultos, al grito de “cárcel” y “multa”. Las imágenes del hecho fueron subidas por numerosas personas a sus redes sociales.

La turista, cuya nacionalidad no fue precisada, aunque en las redes dijeron que era española, subió sin permiso los 365 escalones del sitio sagrado, algo que está prohibido desde 2008, por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Alrededor de la pirámide hay un cordón de seguridad, lo que delimita hasta qué parte se puede avanzar.

Las multas para quienes trasgreden las reglas oscilan entre los 2.558 dólares y los 5.115, dependiendo de los daños que causen en la estructura.

En medio del escándalo y los gritos de repudio de los turistas, la mujer se mostró desafiante y comenzó a bailar sobre la pirámide.

La mujer fue retirada bajo custodia del personal del lugar, ya que los presentes la insultaban y le tiraban agua.

Las autoridades dijeron que la pirámide, que data del siglo XII d.C, afortunadamente no sufrió daños.