access_time 19:25
|
24 de agosto de 2006
|

VIOLENCIA Y FÚTBOL

Se decía que cuando hubiera una manifestación violenta, los daños que la misma produjera serían pagados por el sindicato o la repartición que la organizara. También que cuando un menor hiciera un daño, el padre debería pagar o cumplir una condena por los daños causados por su hijo. No creo que nada de eso se cumplirá, como tantas cosas que se proponen y quedan en un cajón de funcionario.

    Se decía que cuando hubiera una manifestación violenta, los daños que la misma produjera serían pagados por el sindicato o la repartición que la organizara. También que cuando un menor hiciera un daño, el padre debería pagar o cumplir una condena por los daños causados por su hijo. No creo que nada de eso se cumplirá, como tantas cosas que se proponen y quedan en un cajón de funcionario. Pero hay algo que ignoro por qué no se cumple.

    Para una manifestación violenta como la que hubo en el estadio Malvinas Argentinas, debería haberse prevenido que siempre hay barrabravas y que ese tipo de manifestación se deshace simplemente con la máquina que la Policía o los Bomberos tiene para echar chorros de agua a los manifestantes y mejor si es coloreada. Eso es más efectivo que las balas de goma, las peleas y los arrestos. Y con la ventaja que siendo coloreada el agua, se ubican a los manifestantes de inmediato, estén donde estén.

    Y una vez ubicados los barrabravas, los daños y perjuicios los debe pagar el club al que pertenecen las mismos con altísimas multas, pues convierten un partido, que es una diversión popular, en un peligro, en especial si van niños, y deben ser catalogados como cualquier delincuente peligroso. Cuando en un país el fútbol es más importante que la Patria, ese país jamás será progresista. Estos carros de agua no lastiman, así que no pueden culpar a la policía de la violencia y no puede nadie pregonar contra los derechos humanos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.