access_time 06:59
|
6 de enero de 2021
|
|
Guaymallén

Violencia de género: otro caso de desidia policial que podría haber terminado en tragedia

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1589152854555Comisaria%20novena%20-%20comisaria%209.jpg
La denuncia se radicó en la Oficina Fiscal Nº 9.

Así lo denunció una víctima de maltrato. Aseguró que los efectivos que intervinieron no dejaron constancia sobre el hecho y la dejaron sola en una parada de colectivos.

Luego de la polémica que se desató por la falla en el proceder policial del 911 previo al femicidio de Florencia Agustina Romano (14), la adolescente asesinada en diciembre pasado en Maipú, otro caso de desidia en la fuerza ante un episodio de violencia de género se registró la semana pasada en Guaymallén.

Policías que fueron desplazados tras la agresión de un hombre a su pareja no siguieron -prima facie- el protocolo correspondiente ante hechos de maltrato contra mujer y no aprehendieron al denunciado, quien tiene pulsera electrónica por una restricción de acercamiento a su ex novia, por otra causa.

En primera persona, la víctima relató a El Sol que los uniformados no la acompañaron para radicar la denuncia en la oficina fiscal correspondiente por jurisdicción. Lejos de eso, explicó que le dijeron que debía presentarse en una sede judicial al día siguiente por sus propios medios y la dejaron sola en una parada de colectivos, cerca de la casa del agresor.

En ese contexto, la chica recién pudo radicar la denuncia cuatro días después de padecer el ataque. Por mientras, de acuerdo con la información a la que accedió este diario, el sospechoso continúa en libertad y ni siquiera se le fijó una restricción de acercamiento.

"Abrí el Face o te quemo viva"

La información sostiene que todo comenzó la madrugada del martes 29 de diciembre, cuando a las 3.30 la joven se encontraba con su pareja –se reservan las identidades por ser una causa de instancia privada– en la vivienda que compartían, en el distrito de Belgrano.

Minutos antes de acostarse, el hijo de 9 años de la mujer producto de otra relación, se dirigió hasta la habitación de la pareja y le dijo a su madre que quería dormir con ellos.

Esa situación provocó la bronca del hombre, quien comenzó a maltratar a su hijastro: "Te voy a pegar para que se te vayan todas las mañas", le habría dicho de acuerdo con la denuncia.

La chica, de 29 años, intentó defender al pequeño pero su cónyuge la tomó por el cuello y la ahorcó, agrega la presentación. En ese instante, intervino la madre del sujeto y logró que depusiera su violenta actitud, aunque continuó vociferando contra la criatura, culpándolo por la situación.

A las 10 de ese día, el hombre despertó y volvió a amenazar a su pareja: "Se va a pudrir todo", le advirtió.

Durante la noche, el episodio continuó cuando la joven intentó comunicarse con el padre de su hijo, quien se encuentra internado en un hospital debido a que padece una enfermedad.

Al parecer, el denunciado advirtió esa situación e increpó a la chica. Acto seguido, le exigió que le mostrara lo que estaba haciendo en el celular: "Abrí el Face o te mato, abrí el Face o te quemo viva", consta en el expediente que gritó el sospechoso.

Debido a que su pareja ofreció resistencia, el hombre comenzó a propinarle golpes y cachetadas en el rostro y en las piernas.

Ante eso, la joven le entregó el teléfono y aprovechó para tomar a su hijito para escapar del lugar. El hombre la persiguió con un cuchillo, pero vecinos lo frenaron ante los gritos de auxilio de la víctima.

Otros lugareños llamaron a la línea de emergencias 911 y una movilidad fue desplazada hasta el lugar, pero la situación de la joven estaba lejos de mejorar.

"La Policía hizo todo mal"

La víctima relató que cuando los uniformados llegaron a la escena, una mujer policía la entrevistó y no la trató de la mejor manera. Incluso, le cuestionó que haya intentado escapar de la casa, contó.

Luego, pidieron la presencia de una ambulancia que la trasladara a un nosocomio para ser asistida por las heridas que presentaba en los brazos, las piernas y el rostro.

En medio de la espera, los efectivos indicaron que iban a dejar al hijo de la joven con una vecina de la zona, situación que luego fue cuestionada por el médico que arribó hasta el lugar, reveló la denunciante.

Posteriormente, fue llevada al Hospital Lagomaggiore, donde pasó la noche internada. Al día siguiente le dieron el alta médica y se dirigió nuevamente hasta su vivienda, para buscar su documentación y algunas pertenencias.

La joven le dio aviso a la policía para que la acompañaran porque su pareja se encontraba allí y temía ser agredida, pero no obtuvo respuestas, aseguró.

Cuando llegó, el hombre intentó hablar con ella y se tornó agresivo, motivo por el que una vecina llamó al 911. Cinco minutos después, un móvil arribó al lugar.

La víctima les contó la situación a los policías y expresó sus intenciones de radicar la denuncia, pero estos le respondieron que se encontraba cerrada.

Seguidamente, la llevaron hasta una parada de colectivos, ubicada a sólo diez cuadras de la casa de su pareja, y le indicaron que debía presentarse al día siguiente a las 20 en la Oficina Fiscal Nº 9 de la Comisaría Novena.

El jueves 31, se dirigió a la hora indicada a la sede judicial, pero se encontró con que estaba sin atención. Motivo por el que debió regresar el sábado 2, día en que pudo radicar la denuncia.

Sin embargo, se encontró con que los policías que habían actuado en el hecho no habían dejado ningún tipo de constancia ni informe, por lo que las autoridades judiciales se enteraron sobre el caso a través del propio relato de la víctima.

Consultada por el accionar de los integrantes de la fuerza, consideró que "la policía hizo todo mal" y que evidenció "muchas fallas a la hora de tratar un caso de violencia de género".

Qué dice el protocolo policial

Hace más de 10 años que la Policía de Mendoza cuenta con un protocolo que detalla cómo se debe actuar en casos de violencia de género.

El mismo fue sancionado a través de un decreto el 30 de noviembre de 2010, en el marco de la Ley Nacional Nº 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

En el artículo Nº 2, el protocolo señala que se debe "actuar con la máxima sensibilidad, calidad y eficiencia en la atención, contención y acompañamiento de las mujeres víctimas de violencia doméstica".

Y agrega que se debe "prestar una atención diferenciada actuando con mayor rapidez y eficacia ante situaciones de riesgo, las cuales deberán ser detectadas teniendo en cuenta indicadores de riesgo internacionalmente establecidos".

Con respecto a las fuerzas de Seguridad, indica que se debe "tomar la denuncia de la persona y remitirla al Juzgado de Familia en turno. Asimismo se remitirá la denuncia a la fiscalía correspondiente cuando la situación de violencia a su vez configure un delito penal de acción pública o la persona víctima de la violencia desee realizar la denuncia penal, en caso de ser un delito de instancia privada".

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.