access_time 14:05
|
6 de julio de 2006
|
INVESTIGACIONES

Vinculan tiroteo con un crimen

Un detenido en una persecución policial que derivó en una balacera céntrica ocurrida el jueves pasado es apuntado por la policía como el asesino del quinielero de Godoy Cruz

     Un informe realizado por la Policía revelaría que el joven de diecisiete años que protagonizó el jueves pasado, –junto a otro sujeto–, una espectacular balacera en pleno Centro, estaría vinculado directamente con el homicidio del quinielero Alberto Rico, en Godoy Cruz. El fiscal de la Unidad de Delitos Complejos que investiga los dos resonantes hechos, Eduardo Martearena, recibiría en las próximas horas el resultado de la investigación policial. De comprobarse que el menor asesinó al levantador de quiniela, la causa por el crimen pasará directamente a un juzgado penal de menores. Los aportes de los testigos, señalaron fuentes judiciales, fue vital para que se vinculara al joven con la muerte del quinielero.


      Así las cosas, la situación del maleante menor de edad se comprometería aún más debido a que Martearena ya lo imputó por el cruce de balas con un efectivo policial en calle Garibaldi, frente al Hospital Central. Si bien el menor que portaba una 9 milímetros no se enfrentó directamente a los tiros con la policía, estaba junto con el otro sujeto que sí lo hizo. Su compañero, Enrique Vega Molina, fue acusado por “portación de arma de fuego y robo agravado por el uso de arma de fuego agravado por la participación de un menor” en el citado suceso ocurrido en plena tarde.


VINCULACIÓN.


     Un día antes de la balacera –el miércoles 28– se produjo, en Villa Hipódromo, el crimen del quinielero Rico, de 62 años. Cuando la víctima iba caminado por la calle Talcahuano, cerca de las 19.30, un sujeto lo abordó y le disparó en el corazón. Lo llamativo del asesinato y que despistó a los investigadores fue que el delincuente no le robo nada a Rico, quien tenía en los bolsillos casi 300 pesos y un valioso reloj.


      A pesar de que el impacto fue directo al pecho, el quinielero alcanzó a cruzar la calle y pidió ayuda a una vecina, quien lo socorrió de inmediato. Pero la ayuda fue en vano y el herido se desplomó frente a un quiosco. Otro vecino que estaba en el lugar lo metió a su auto y lo trasladó al Hospital Lagomaggiore. Pero el hombre llegó sin vida al nosocomio. Este caso estaría vinculado con el perpetrado un día después, a las 18.30, cuando dos sujetos se enfrentaron con cuatro efectivos en Salta y Alem de Ciudad. Los policías recibieron la denuncia de que dos delincuentes habían asaltado un local de telefonía celular ubicado en Pedro Molina y España de Ciudad.


      Los maleantes se subieron a un colectivo del Grupo 4, interno 22, con grandes valijas. En Salta y Alem, cuatro uniformados dieron con los buscados cuando intentaban abordar otro micro. En ese instante, el menor sacó una pistola 9 milímetros y un efectivo se le lanzó encima, reduciéndolo. Le quitaron el arma que portaba y el otro delincuente aprovechó para escapar. Pero lo que parecía una simple persecución se transformó en un tiroteo pocas veces visto. El sujeto, de apellido Vega Molina, sacó su pistola y comenzó a disparar contra el policía que lo perseguía, cerca de la escuela de Medicina Nuclear, ubicada en calle Garibaldi.


     El policía respondió y se trenzaron en una balacera que atemorizó a las personas que había en la zona. Según los informes, al menos 21 disparos fueron realizados entre los dos. Los dos asaltantes quedaron detenidos tras la llegada a la escena del hecho del fiscal Martearena. Luego vino la imputación y la vinculación de los dos trascendentes sucesos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.