access_time 21:29
|
8 de noviembre de 2012
|
|

Videos y testimonios tomados en el corazón de la marcha del 8N en Mendoza

Entre el ruido de pitos, matracas y vuvuzelas se notó el origen heterogéneo de la manifestación. Los puntos en común: reclamar contra la inflación, la corrupción, la inseguridad y la posibilidad de reelección.

Estar justo en el corazón de la marcha del 8N en Mendoza, como en cualquier manifestación de este tipo, es sonoramente caótico. Pitos, matracas, cacerolas, latas de durazno, tapas de ollas, cornetas y vuvuzelas. Hay de todo y para todos. Los mismo ocurre con las opiniones que se escuchan y los porqué de la marcha.

Todos coinciden en tres o cuatro conceptos: inseguridad, inflación, no a la reforma constitucional y, por lo tanto, no a la reelección. A partir de allí, se separan las aguas.

La marcha es multitudinaria y se nota la diferencia entre quienes llegaron espontáneamente y los que forman parte de algún aparato.

El hombre está serio, con gesto adusto. Sólo le falta levantar el brazo derecho con la mano extendida para terminar de representar lo que piensa al respecto. Se le pregunta si tiene ganas de dejar su opinión en un video. Responde, tajante: "No hablo con La Cámpora", y vuelve a entrarle a la cacerola.

A unos metros, una pareja sólo aplaude. La consulta es la misma, y es la mujer la que responde, pero su marido la interrumpe sólo unos segundos y le dice: "No tiene nada que ver que pidas que Cristina se muera. Eso está mal".

Ellas están divinas. Maquillas sutilmente, bien vestidas, distraen a más de un cacerolero. O, en todo caso, los atraen y varios, con discreción y casi sin querer, terminan golpeando la lata muy cerca. "No, por favor, no queremos hablar. Gracias".

Entre todos, aparecen unos adolescentes con unos panfletos amarillos que tienen diferentes leyendas. "Somos de la Juventud del PRO", responden unos sin tabúes. Otros, como una treinteañera de minifalda custodiada por su pareja, asegura: "Nos pusimos de acuerdo en que no íbamos a responder".

- Quién no los deja responder.

- Nadie. No podemos responder.

Diferente fue la postura de un hombre que pidió no salir en video por una cuestión obvia: "Soy efectivo de la Fuerza Aérea y me queda un año para jubilarme. Pero lo cierto es que vengo porque estoy cansado de ver cómo nos dividen a los argentinos. Y no soy derecha ni golpista. Al contrario: estoy a la izquierda de esos funcionarios que viven en Puerto Madero".

Así fue la marcha en Mendoza. Ruidosa, multitudinaria y heterogénea. Con puntos en común y en desacuerdo con otros temas. Pero con un mensaje único: que el Gobierno los escuche. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.