access_time 12:01
|
27 de febrero de 2020
|
|

Crimen y violación en Puerto Deseado

Una multitud acompañó a María en la despedida del pequeño Santino

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15828286602941582807160795la-despedida-a-los-restos_puerto%20deseado.jpg

La mujer que fue ferozmente golpeada y violada en Puerto Deseado veló a su hijo de cuatro años, junto a su familia y los vecinos de Rosario de la Frontera, Salta.

El dolor se apoderó de todos en la despedida de los restos de Santino, el nene de 4 años asesinado en Puerto Deseado (Santa Cruz). Su madre, María, que durante el mismo hecho fue violada y golpeada brutalmente, se descompensó durante la ceremonia realizada en Rosario de la Frontera (Salta), adonde vive la familia.

A la misa en la iglesia Nuestra Señora del Rosario y la inhumación de los restos del nene asistieron centenares de personas, entre ellas amigos y vecinos.

El féretro fue recibido con aplausos por cientos de vecinos que se apostaron en la plaza principal del pueblo, luego de arribar al aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes pasadas las 11 del miércoles.

Pasadas las 22, llegó a Salta la madre del niño y fue recibida por el gobernador Gustavo Sáenz y otras autoridades provinciales, tras lo que fue atendida en una clínica y trasladada a una casa de huéspedes de Gendarmería Nacional, donde pasó la noche junto a su familia.

El sacerdote José Jiménez, quien ofició una misa de cuerpo presente, pidió a la población acompañar a la familia y se preguntó, ante "la partida tan prematura e inesperada, dolorosa y trágica, qué palabra decir de consuelo para iluminar esta circunstancia".

El cura indicó que un hecho tan trágico parece "sin sentido" ante "los ojos humanos" y agregó: "Parece que nos acercamos a un abismo infinito oscuro en el que no hay respuesta. Una vida que recién comenzaba, de golpe truncada".

Al salir de la iglesia, los restos del niño fueron trasladados al cementerio de Choromoro, una localidad tucumana ubicada a unos 82 kilómetros de Rosario de la Frontera, en el límite con Salta, para darle sepultura.

Por el hecho hay dos detenidos, un adolescente de 16 años que admitió su participación y aportó datos, aunque dijo haber actuado bajo amenazas, y un hombre de 33 años con antecedentes psiquiátricos.

Fuente: El Tribuno de Salta

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.