access_time 22:50
|
2 de noviembre de 2006
|
|

VERGÜENZA AJENA

Uno cree que ya no puede asombrarse ante nada, pero comprobamos que todavía hay cosas que nos dan vergüenza ajena

    Uno cree que ya no puede asombrarse ante nada, pero comprobamos que todavía hay cosas que nos dan vergüenza ajena. Eso nos pasó ayer a la mañana, cuando entró a la casilla de correo de varios periodistas un mensaje del diputado nacional Omar de Marchi, desde su casilla oficial del Congreso de la Nación. El mensaje decía: “Va con onda, ustedes saben lo que yo lo quiero”, y estaba firmado con las iniciales del diputado lujanino. Adjunta, venía una presentación de Powerpoint que, al abrirla, contenía diez chistes de pésimo gusto y hasta racistas sobre el presidente de la Nación. La verdad es que De Marchi perdió el rumbo y muy feo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.