access_time 10:30
|
5 de noviembre de 2009
|
|
INDEPENDIENTE RIVADAVIA- DEPORTIVO MERLO

Verde paisaje del infierno en el Parque

En el estreno de su casaca alternativa, la Lepra cayó en el Bautista Gargantini y cortó una racha de seis fechas sin derrotas. El equipo de Fernando Quiroz se retiró silbado por su parcialidad, que pidió la partida de varios jugadores.

    La racha invicta de Independiente Rivadavia se quedó en seis fechas nomás, porque anoche los Azules no pudieron estirar la seguidilla de buenos resultados al caer 1 a 0 en el Gargantini ante Deportivo Merlo. La Lepra necesitaba una victoria y, al quedarse sin nada, su gente terminó despidiendo con insultos al equipo. La primera fue para los Azules, anoche vestidos de verde, cuando Ferradas desvió un centro de De la Vega y la pelota se fue cerca. Iban cuatro minutos y la Lepra avisaba, pero después de esa llegada los locales se vieron superados por Merlo, que manejó mejor la pelota y se mostró más ordenado y prolijo en todas sus líneas. El mediocampo visitante se adueñaba del balón y arriba Barreiro y Aldave complicaban constantemente a la defensa local.
    En contrapartida, Independiente no lograba tener posesión y, por eso, los puntas no recibían juego y terminaban siempre perdiendo con los centrales de Merlo. Aldave probaba de cabeza a Carrera y el uno respondía bien. Melián le daba desde 30 metros y reventaba el travesaño, probando que la variante del remate de larga distancia iba a ser un recurso muy utilizado por la visita. Merlo jugaba mejor y, por eso, no extrañó que se pusiera en ventaja cuando Barreiro tomó el balón por izquierda, encaró para su mejor perfil y, entrando al área, sacó un gran derechazo que se clavó en el ángulo de Carrera. Golazo del delantero nacido en estas tierras. Iban 17 y la diferencia se justificaba por el trámite del partido. Antes del descanso pudo haber igualado Independiente con un tiro libre de Bustos, pero el disparo del volante dio en el travesaño.
    Cambió la actitud el local y salió a buscar el empate en el complemento, robándole la posesión a un Merlo que, con la ventaja a su favor, le cedió la pelota a Independiente y comenzó lentamente a replegarse contra su arco. Teté Quiroz mandó a la cancha a Negri y Peralta en el inicio, y el equipo ganó en tenencia, pero el dominio llegaba hasta la puerta del área, porque en la zona caliente, donde se definen los partidos, Independiente no tenía peso ofensivo y, por eso, no lograba inquietar a un Armani que se mostró seguro. Pérez Tarifa probaba de cabeza al uno, y después Fileppi desde afuera llevaba peligro, pero la Lepra no lastimaba.
    Levemente superior, el Azul tuvo la oportunidad de igualar a los 23, cuando Ferro lo tocó a Ferradas y el árbitro vio penal. El propio delantero leproso se encargó del remate, pero Armani agigantó su figura y tapó el disparo con sus piernas. Poco a poco, la gente en el Gargantini iba perdiendo la paciencia y la memoria, olvidando rápidamente los seis partidos invictos que arrastraba el equipo. Sobre el final, Peralta tuvo el empate, pero nuevamente apareció Armani para ahogar el grito de gol de los locales. Se fue el partido y también la racha invicta que traía Independiente, que en la noche de estreno de su casaca alternativa sufrió en carne propia el verde paisaje del infierno, siendo despedido con silbidos, insultos y el clásico “que se vayan todos”, por una parcialidad que no se caracteriza por la paciencia.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.