access_time 13:20
|
22 de septiembre de 2009
|
|
GODOY CRUZ

Vení Tomba, entrá en la historia

El Expreso fue inteligente para bancarse la presión y tuvo la ambición para ir y conseguir el enorme triunfo como visitante ante Boca

    Es complicado tratar de analizar un partido que entró en la historia del deporte mendocino y quedó a la altura de los triunfos de Atlético San Martín en 1969 y de Gimnasia en 1978, los únicos equipos mendocinos que hasta el domingo habían ganado en La Bombonera. Es más complicado aún si en esos intensos noventa minutos pasó de todo.

    Un primer gol increíble de picado de oficinistas, un empate aún más increíble que no lo cobran ni en un torneo interbarrial, un equipo local que parecía que lo ganaba tranquilo, una expulsión re contra re infantil, un cambio brusco en el juego, un penal y un empate para el visitante y un local que iba para adelante como si fuera la final del mundo y un visitante que más que nunca jugó con la cabeza y explotó cada detalle de un Boca que por momentos pareció un rejunte de tipos que corren detrás de una pelota.

    En fin, en La Bombonera no hubo un partido, en La Bombonera hubo un alboroto de emociones y todos los placeres, todos, todos, todos, fueron tombinos. Dejando de lado la emoción y la gesta casi épica de los jugadores visitantes, hay que rescatar algunas ideas. El Tomba se bancó bien bancado el asedio de Boca en los primeros minutos. Y cuando apenas el local pestañeó y se durmió, ¡zácate! El Expreso le metió una cachetada hermosa. Bien por Vega presionando y mejor aún por Jara, súper atento a un pase de Cáceres a Abbondanzieri que fue una falta de respeto.

    Después, a los de Cocca no les quedó otra que defender un montón. Lo hicieron realmente muy bien. Entre Sigali y Curbelo se comieron a Palermo. El Titán –el goleador más goleador que tiene el fútbol argentino– no tuvo una sola chance clara. Mérito tombino. Vallés y Formica cerraron sus sectores y controlaron los intentos de Noir, Insúa, Morel y compañía. Sin embargo, más adelante, el Expreso tuvo la pelota pero no supo cómo entrarle a Boca. Después del impresentable empate xeneize gracias al juez de línea Adrián Rastelli y al dubitativo árbitro Furchi, el Tomba no se cayó.

    Tanto esfuerzo y que de repente te cobren un gol así es para mandar a todos al carajo y volverte a Mendoza. Bueno, el equipo de Cocca se la siguió bancando. Gran mérito. Hasta los treinta minutos del complemento, el Tomba la pasó mal. Boca tocó y tocó la pelota, encontró el segundo gol y tuvo varias para liquidar el juego. Pero Medel se expulsó de la cancha por creerse un matón y los espacios libres –benditos espacios libres– florecieron por toda la cancha para gracia de los mendocinos. Cocca acertó en los cambios. Aguirre por derecha y Torres por izquierda le dieron mucho aire a un equipo que andaba con la boca abierta. Chávez sabía que con su velocidad haría quedar en ridículo a un de por sí ya bastante ridículo Morel Rodríguez. Llegó el penal y el empate.

    “Perfeto, 2 a 2 en La Bombonera, hora de poner un candado en el arco y todos felices”, era lo que muchos pensaron. Pero no, los jugadores del Expreso sabían y querían –tal como el cuerpo técnico le metió en la cabeza durante la semana previa– que ganar no era imposible. Y fue un par de veces para adelante pero le faltó el último pase a la red, como diría el FlacoMenotti. Y cuando el partido se iba, una contra perfecta cerró un partido soñado.

    Godoy Cruz fue un equipo inteligentísimo, que explotó al máximo los errores del rival y fue, por sobre todo, un equipo con mucha cabeza para no irse del partido y un equipo con mucho huevo para bancarse algunas injusticias. Por todo esto, si usted es tombino, infle el pecho, dé las gracias y guarde esta hoja. Algún día, su nieto le preguntará cómo fue ese primer triunfo del Expreso en La Bombonera. Y usted sacará esta hoja amarrillenta y se le piantará un lagrimón de felicidad.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.