access_time 18:59
|
1 de agosto de 2020
|
|

Básquet

Venezolanos varados en Mendoza: el jugador que los trajo se defendió

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15962336798301%20MPP_8750.jpg

Luis Madera, que también juega al básquet en Mendoza, cargó contra su socio local, Walter Domínguez, al que acusó de no cumplir con el acuerdo para traer jugadores del país bolivariano a nuestras canchas.

Luis Madera, quien fue acusado de haber dejado a un grupo de basquetbolistas venezolanos a la deriva en Mendoza, por Miguel Duarte, dio su versión de los hechos y presentó sus pruebas en las instalaciones del diario El Sol.

El joven de 26 años comenzó diciendo: "No estafé a nadie, el estafado fui yo". Madera explicó que compuso una sociedad junto a Walter Domínguez para traer promesas venezolanas al básquetbol argentino bajo la modalidad de un campus deportivo. "Yo era el encargado de traer a los jugadores desde Venzuela y Domínguez era quien debía manejar la logística en Argentina, que fue lo que falló", explicó.

Ver "La odisea de los basquetbolistas venezolanos estafados y a la deriva en Mendoza"

"Conocí a Walter Domínguez cuando vine a jugar a Banco Mendoza al básquet. Un día fui a jugar contra Maipú, al Ribosqui, y me fui a tomar un café con él. Ahí, él me hizo una propuesta para traer chicos. Yo en Venezuela soy conocido porque siempre estuve vinculado al básquet. Volví a Venezuela porque falleció mi abuelo y aproveché para empezar a trabajar en el proyecto que me propuso Domínguez. Entonces, viajé por todo el país para hacer campamentos y realizar así el reclutamiento. Hubo personas que me ayudaron a construir todo esto porque en Venezuela nunca se ha hecho. Yo pensaba que iba a salir mucho mejor, pero salió como Dios lo quiso", relató.

Madera también dio cuenta del arreglo que había hecho con Duarte, que quedó varado en General Alvear y que disparó la denuncia publicada inicialmente por este diario. 

"Arreglé todo en Venezuela y partimos con todo el grupo a Mendoza. En la delegación venían jugadores, un preparador físico (Miguel Duarte) y un entrenador (Víctor López). A Duarte le ofrecí un sueldo de 500 dólares para trabajar por 35 días de preparador físico, alojamiento pago y transporte pago", detalló.

Pero luego detalló que lo acordado con su socio mendocino no resultó, a la vez que admitió que para abaratas costos tuvo que extender el viaje hasta Mendoza por una semana, intercalando vuelos con transporte terrestre. Todo esto antes de que Argentina entrara bajo la cuarentena que cerró las fronteras y limitó todas las actividades, entre ellas, las deportivas. 

"Llegamos a Mendoza el 6 de febrero y no estaba lo pactado. Walter Domínguez era quien estaba encargado de todo lo de Argentina y yo estaba encargado de traer a la gente de Venezuela. Vinimos en colectivo y en avión porque busqué la forma para abaratar costos, pero todos estaban al tanto de eso. Yo traje a los chicos y, en el viaje, hubo algunos imprevistos, en los cuales tuve que poner dinero yo", continuó.

Un grupo de jugadores venezolanos respaldó a Luis Madera: "No consideramos que sea una estafa"

"Cuando llegamos a Mendoza, nos recibió y me dijo que no teníamos dónde parar. Yo le dije '¿Cómo me vas a decir esto ahora, si tú te encargabas de esto y yo ya llegué con todo el equipo?'. Paramos en el club Dorrego. Los chicos pagaron 400 dólares y tenían acceso a alojamiento, comida y traslados, pero el Topo no cumplió cuando llegamos", añadió.

En relación a la acusación que realizó Duarte, quien aseguró que la primera noche comieron pan y agua, Luis Madera respondió que "eso que dicen que el primer día comimos pan es embuste, comimos choripanes en el club Dorrego. La gente no sabe la realidad, sólo los que hemos vivido esto conocemos la realidad. Incluso, hay padres que aún no han completado el pago del campus".

En tanto, reclamó: "Walter me dijo que aquí íbamos a tener un seguro y hasta psicólogo, pero ante la primera descompostura de un jugador, tuvimos que pagarlo con un fondo común que habíamos hecho con los chicos".

"Llegamos, jugamos en Regatas, después jugamos en San Rafael. En el club Rama Caída se quedaron 6 jugadores tras la prueba. Yo fui a San Rafael para ver dónde estaban los chicos. Después nos fuimos a Bowen, donde nos alojamos en un club y dormimos en un colchón. Ahí me molesté muchísimo con el Topo porque no podíamos estar en esas condiciones. Los muchachos estaban molestos y tenían razón, porque ellos pagaron para estar bien. En Bowen quedaron 6 jugadores más".

"Mientras se desarrollaban todas las pruebas, yo venía a Mendoza a jugar con mi equipo Banco Mendoza. Entonces, Walter hablaba mal de mí con los jugadores del campus. Decía que yo no ayudaba con la cocina, cuando yo no tenía que hacerme cargo porque, en teoría, eso estaba pagado. Yo estaba pendiente de los muchachos", siguió.

Y detalló: "Yo tuve un problema con Víctor López, el entrenador, que después se quedó en San Carlos. Además, quedaron dos chicos ubicados ahí. En San Carlos, Walter les habló a todos los chicos y les pidió que hablaran con sus padres porque los que ya no estuviesen ubicados, debían regresar o, si querían pagar un dinero extra, podían quedarse. Yo los hablé y les dije que tenían talento para quedarse y buscar su futuro aquí".

"Luego, nos fuimos a San Martín, donde tuve que dar yo los entrenamientos porque ya no estaba más el entrenador. Recuerdo que llegó Walter en su carro a San Martín y nos dijo que nos fueramos a Junín, con quien ya había arreglado. Ahí no me dio un peso para la comida y a Junín nos fuimos en autobus. Ahí tuvimos que ir a comer panchos frente a la plaza y yo tuve que pagarlos todos, así durante tres días. El Topo desapareció en Junín, se desligó de todo. Yo me quedé a cargo desde entonces, pagando todo", añadió.

"Yo me fui a Bowen para ver si podía cuadrar con alguien para dejar alojados ahí a los jugadores que no consiguieron club. Ahí me quedé sin plata, porque pagaba pasajes, comidas, etcétera", dijo.

Además, aseguró que no volvió a comunicarse con Walter Domínguez: "Yo al Topo lo bloqueé porque no ayudó en nada y me hizo pelearme con mi pareja. Además, me llamó amenazándome".

Y luego agregó: "En los juegos que se hicieron, él cobraba entradas, inscripciones y planillas, cosa que yo no sabía. Me molesté mucho con él porque estaba haciendo cosas a mis espaldas".

"Había que pagar el pasaje de Miguel Duarte para que regrese a Venezuela y el Topo no se hizo cargo de nada. Yo estoy sacando de mi dinero para mantenerlo. Yo ubiqué una pastora en General Alvear, quien nos ayudó con comida, nos ayudó a conseguir una casa. El Topo cobró su dinero y se desentendió. Yo me hice cargo porque son muchachos que son de mi patria. Miguel Duarte se dio vuelta y estimo que se han asociado", comentó.

Y, después, dijo ofuscado: "Han dañado mi imagen en Venezuela y en Argentina. Soy una persona de bien, un profesional en el deporte y en los estudios, me gradué en Estados Unidos".

Y volvió a remarcar: "El Topo se fue y me dejó. Prometió un programa que no cumplió. Yo no los dejé tirados, estoy al tanto de todo. El Topo empezó a hablar mal de Venezuela en un grupo. Incluso, él acusó a dos chicas de tener coronavirus y por eso no quedaron en el club Maipú. En febrero todavía no había coronavirus aquí y menos en Venezuela".

"Yo tengo todo documentado y mi abogado lo tiene todo. Estamos en proceso de iniciar acciones legales", concluyó.

La experiencia de un club sanrafaelino 

Iván Rosales, presidente de la Subcomisión Deportiva de AFAAI en San Rafael, uno de los clubes que se quedó con algunos jugadores venezolanos, se refirió a la situación. "Ellos en febrero trajeron una gira con chicos de Venezuela y fuimos a verlos, nos interesaron unos jugadores y se quedaron con nosotros. Los chicos ya están con nosotros".

"Cuando conocimos, vimos que habían dos roles diferentes. Luis habló mucho más conmigo, él había hablado con los padres y Walter trabajaba un poco más la parte económica. Me sorprendió esta acusación hacia Luis. Nosotros sentimos que, en el proceso, fuimos damnificados porque Walter nos dijo que si nosotros nos dejábamos los chicos, él nos iba a dar apoyo y un montón de promesas. Pero en febrero, cuando llegaron los chicos, él dijo que dejaba y no supimos nada más", expresó. 

"El contacto continuamos teniéndolo con Luis. De hecho, fuimos a Bowen a ver cómo estaban los otros chicos que estaban buscando club y vimos como Luis era el único que se hacía cargo de la situación. Walter es de esa ciudad y no estaba ahí. Nosotros vimos que los chicos estaban, tal vez no en la mejor condición, pero él nunca los abandonó", indicó.

"Yo puedo garantizar que él estuvo siempre con los chicos y viviendo en las mismas condiciones que ellos, yo lo vi. Walter se fue y los dejó colgados. Había un responsable argentino y eso me da verguenza", señaló.

Nicolás Reig: "Luis es una excelente persona" 

Nicolás Reig, director técnico de Banco Mendoza, club en el que se desempeña Luis Madera como jugador, también dio su versión de los hechos: "Nosotros en Banco Mendoza estábamos al tanto de toda la situación y le permitíamos, a veces, faltar a entrenar para jugar los partidos del Torneo Vendimia".

Sobre el jugador venezolano, dijo: "Luis es una excelente persona. Es incapaz de haber hecho lo que dijo el Topo, que le debe una vela a cada santo. Es una persona de no muy buena reputación en el mundo del básquet, en el sentido de organizar eventos. En Mendoza nos conocemos todos y es increíble que salga a decir en un diario lo que dijo, porque él podría jugar al 'poto sucio', porque ese es su juego. Habría que averiguar qué pasó en Mar del Plata, no sólo en Mendoza".

"Se hizo una ola muy grande sobre el asunto de Luis. Ha recibido mucho apoyo y todos apuntan contra el Topo, a quien todos conocen saben lo mal que se maneja", aseguró el dirigente y técnico.

Y, por último, apuntó: "Está grabada la conversación de amenaza de muerte del Topo por un asunto de camisetas, Luis la grabó, y todos los audios de apoyo de los chicos y de sus padres. Alguna vez se le tienen que acabar las cosas dudosas y hacen mal"


MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.