access_time 14:36
|
31 de mayo de 2007
|
|
ANIVERSARIO DE LA SANCIÓN DE LA LEY

Veinte años después, la gente se divorcia en mejores términos

Parejas jóvenes que llegan a un acuerdo judicial, evitan el litigio y transitan la separación sin el estigma social que hace veinte años recaía sobre quienes rompían el vínculo marital protagonizan la mayoría de los divorcios actuales, según afirmaron ayer abogados de familia.

    Parejas jóvenes que llegan a un acuerdo judicial, evitan el litigio y transitan la separación sin el estigma social que hace veinte años recaía sobre quienes rompían el vínculo marital protagonizan la mayoría de los divorcios actuales, según afirmaron ayer abogados de familia. A poco de llegar al vigésimo aniversario de la sanción de la ley que permitió el divorcio vincular en el país –se cumple el 3 de junio–, los letrados consultados por Télam señalaron que, a pesar de los prejuicios iniciales, la sociedad asimiló la ruptura legal del matrimonio y la posibilidad de que sus integrantes contraigan nuevas nupcias sin que pese sobre ellos una condena moral.

    La mayoría de los casos que actualmente llegan a Tribunales, agregaron, es de parejas jóvenes que alegan incompatibilidades, para evitar dar detalles sobre los motivos personales que motivaron la separación, y buscan un acuerdo para no ir a juicio. Para el abogado Osvaldo Ortemberg, la ley favoreció a los dos integrantes de la pareja pero, sin dudas, “las grandes beneficiadas fueron las mujeres”. “La legislación impulsó un cambio moral en la sociedad y se dejó de estigmatizar a la mujer divorciada, quien, en términos vulgares, era vista como una cualquiera”, explicó el letrado, quien lleva más de cuarenta años en el ejercicio de la profesión y tramitó divorcios antes y después de la sanción de la ley.

    Ortemberg agregó que la tendencia actual indica que son las parejas jóvenes, con pocos años de matrimonio, las que más optan por divorciarse y expresó que los motivos principales giran en torno a los problemas económicos, cierta inmadurez y un desarrollo personal desigual entre los cónyuges. “El factor económico es clave en el deterioro de la pareja, sobre todo si el hombre se queda sin trabajo o gana menos dinero que la mujer”, apuntó el abogado y afirmó que aún entre las parejas jóvenes, no siempre se acepta que la mujer “tenga un mundo social y laboral propio, fuera de la casa”.

    Coordinadora del posgrado en Derecho de Familia de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la abogada Marisa Herrera coincidió en que el divorcio está mejor visto, porque hay más aceptación frente a las equivocaciones en la elección de un compañero o compañera y la certeza de que no hay una pareja para toda la vida. “La gente, hoy, se divorcia mejor. No hay tantos casos conflictivos, hay más acuerdos y se diferencia entre el vínculo parental y el vínculo conyugal, porque, aún cuando la separación es traumática, son buenos padres para sus hijos”.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.