access_time 00:24
|
30 de mayo de 2007
|
|
REPERCUSIONES

Vecinos de la anciana muerta habían pedido seguridad

Un grupo de personas que viven la calle Videla Correa de San José, donde murió una anciana luego de ser asaltada, denunció ayer que hace varios meses que se reclaman medidas. Sufrieron siete robos en los últimos veinte días.

    Vecinos de Irma Agustina Azcurra, la anciana de 76 años que murió el lunes a causa de un paro cardiorrespiratorio que sufrió luego de ser asaltada en calle Videla Correa de San José –Guaymallén–, revelaron ayer que hace varios días que vienen reclamando más seguridad para la zona. “En menos de veinte días hemos sufrido más de siete robos o asaltos en la cuadra.

    Es una zona liberada y no dan respuestas concretas a los pedidos que los venimos haciendo desde hace ya mucho tiempo”, sostuvo Mario Olguín, uno de los vecinos de Azcurra. Por su parte, María Villagra –la mujer que vio cómo la anciana moría en su casa mientras le relataba el robo–, indicó: “Sólo toman medidas para cumplir, movilizando a un grupito de policías para que la gente lo vea. Pero no patrullan ni una semana y desaparecen”.

REPERCUSIONES. “Es una vergüenza que tenga que morir una mujer para que todos empiecen a moverse. Ahora, seguro que durante unos días vamos a volver a ver policías recorriendo las calles”, agregó, indignado, otro vecino. La gota que rebalsó el vaso para los vecinos de esa zona de San José fue el asalto que sufrió la septuagenaria y su posterior deceso. Promediando las 18 del lunes, un hombre golpeó la puerta de la casa de la mujer, ubicada al 790 de calle Videla Correa. Cuando la anciana se asomó, se encontró con un hombre que, respetuosamente, le pidió utilizar el baño.

    “Ella vino después de que la asaltaron y me contó que cuando le abrió al hombre, detrás de él ingresó otro y le sacaron los anillos que tenía y otras joyas. Y mientras me estaba contando eso, que había pasado hacía unos minutos, se murió en mi casa”, explicó, aún consternada, la vecina, y agregó que la zona era, hasta hace unos meses, un lugar tranquilo pero la situación se ha vuelto crítica en los últimos meses. Los vecinos de la mujer no podían entender su inocencia: “¿Cómo le va a abrir a un desconocido que le pide usar el baño?”, se repetían sin entender nada.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.