access_time 23:45
|
25 de septiembre de 2006
|
|
LO QUE VIMOS

Varela, dueña de un estilo único

La artista, en la presentación de Encaje, derrochó voz y sensualidad.

    Cuando las luces del teatro se apagaron y entre los músicos apareció su provocadora estampa, Adriana Varela se convirtió por unos instantes en la reina del Plata. Los recuerdos de tiempos remotos fueron traídos a colación por la cantante, que vino a presentar Encaje, su reciente trabajo discográfico. El concierto sirvió para evocar piezas hoy casi desconocidas de íconos del tango argentino (Homero Manzi, Enrique Cadícamo y Celedonio Flores, no faltaron a la cita), para mostrar algunas novedades y, sobre todo, para regalar tangos clásicos al público, cautivo desde el primer momento.

GARGANTA Y PRESENCIA. A pesar de su estado gripal, Varela supo llevar el show de la mano. Desde los primeros acordes que sonaron con Sur, de Aníbal Troilo y Manzi, hasta el último y logrado esfuerzo en Los mareados, de Cadícamo, La Gata se peló la garganta para crear un encuentro musical del todo correcto. A esto se sumó el virtuoso aporte de Marcelo Macri en piano (que también dirige musicalmente a la artista y su banda),Walter Castro en bandoneón y Horacio Avilano en guitarra, músicos que la acompañaron y brillaron interpretando una versión instrumental de La Gata Varela de Cacho Castaña.

    Cabe destacar que, a pesar del repertorio, que incluyó temas poco habituales, algunos de la vieja escuela (Sobre el pucho, Pero yo sé, Lloró como una mujer) y otros inéditos (Chau), el público no se mostró reacio a tal elección, algo inusual en oyentes que, se sabe, buscaban escuchar los clásicos de siempre.

    Al contrario, fueron espectadores fieles de la dama del tango, que sin titubear, los hizo explorar un ramillete de épocas. Pero Adriana, que tango a tango pedía subieran las luces para saludar e intercambiar opiniones con los presentes, los que la ensalzaban con los mejores elogios y, por qué no, le pedían los tangos más dispares (desde Amurados y El choclo hasta Garganta con arena), supo entregarle a Mendoza su voz extremadamente sensual y arrabalera.

BONUS TRACK. La voz de Adriana no es sólo del tango, y esto quedó demostrado en la noche del sábado, cuando La Gata se animó a cruzar las fronteras del dos por cuatro para trasladarse hacia un soneto triste de Joaquín Sabina. Contigo y Con la frente marchita fueron acompañados por el coro popular que, una vez más, aceptó el estilo de una mujer que canta y enamora.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.