access_time 19:04
|
1 de diciembre de 2016
|
Investigación judicial

Uno de los acusados por los abusos en el Próvolo dice que "su vida está en peligro"

<p>Se trata de Jorge Bord&oacute;n,&nbsp;uno de los cinco imputados&nbsp;por los aberrantes&nbsp;hechos ocurridos en el Instituto Pr&oacute;volo. Pidi&oacute; medidas de protecci&oacute;n durante su estad&iacute;a en el penal Boulonge&nbsp;Sur Mer.</p> <p>&nbsp;</p>

El fiscal Fabricio Sidioti recibió este jueves un pedido de medidas de protección para uno de los cinco detenidos en la causa de los abusos del Instituto Próvolo. La presentación la hizo el abogado de Jorge Bordón, el administrativo que fue imputado días después de que se denunciaran las violaciones y los maltratos a los niños sordomudos que asistían a esa escuela religiosa.

Maximiliano Legrand, facultativo de Bordón señaló que "mi cliente me ha expresado que su vida corre peligro y solicitamos a la Justicia que se le garanticen las medidas de protección necesarias, mientras dure el proceso investigativo".

Tanto el administrativo del instituto como los religiosos se encuentran en pabellones especiales en la cárcel de Boulogne Sur Mer por el tipo de delito que se les endilga.

Los detenidos por los abusos en el Próvolo están alojados en el penal de Boulonge Sur Mer.
 


Particularmente Bordón está imputado por tres hechos contra la integridad sexual que ocurrieron hace diez años.

Según señalaron fuentes relacionadas a la investigación, los querellantes hoy son adultos.

"Mi cliente no sale del estupor, de la sorpresa, está muy mal, por él y por los suyos", confió Legrand.

La causa en la que se investigan hechos de pedofilia, maltrato y abusos ya tiene más de tres cuerpos y se siguen sumando testimonios que dan cuenta del oscurantismo con el que se manejaba la institución.

"Había horarios de visita, el guardia no nos dejaba ingresar libremente al establecimiento para ver a nuestros hijos, en fin, cosas que ahora las entendemos, pero que antes nos parecían normales por tratarse de una institución religiosa", dijo una mamá, cuya niña desde los 5 años cursaba sus estudios en el Instituto Próvolo.

Hasta el momento, el fiscal Sidoti individualizó a cinco sospechosos, entre ellos Nicola Corradi y Horacio Corbacho, ambos sacerdotes, por los abusos sexuales cometidos contra niños, que habrían comenzado en 2005.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.