Una acalorada audiencia oral se vivió la mañana de este lunes en el Quinto Juzgado de Garantías por la causa de la violación a una joven de 21 años en el boliche Al Sur, ocurrida el 5 de noviembre del pasado año.

No sólo fueron las altas temperaturas que se registraron en la provincia el motivo por el cual se produjo un “caliente” debate, sino que se discutía si la fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual Virginia Rumbo, quien está siendo cuestionada por su labor en el caso del violador serial en Godoy Cruz, debía hacerse cargo de la causa por el robo de la computadora que tenía los archivos de las cámaras de seguridad del local bailable, perpetrado un día después del abuso. Ese expediente estaba en manos de Gustavo Fehlmann, de Robos y Hurtos.

Desde los comienzos de la investigación, tanto el entorno de la víctima como la querella, a cargo de Fernando Peñaloza, habían insistido en la acumulación de ambas causas por vías formales e informales.

En una audiencia anterior, cuando la defensa del acusado, Leonardo Ariel Medina (31), solicitó un control jurisdiccional, que le fue negado y terminó con el dictado de la prisión preventiva, los representantes de la víctima habían solicitado que se unificaran los expedientes.

En esa ocasión, el juez Marcos Pereira no desestimó el pedido pero prefirió tratarlo cuando estuviera presente la fiscal Rumbo, debido a que ese día estuvo Darío Nora como subrogante durante la feria judicial.

Finalmente, se dispuso que esa cuestión se debatiría este lunes. Durante la audiencia, la fiscal Rumbo se opuso a investigar ambas causas, mientras que la querella mantuvo la postura que había mostrado anteriormente.

La decisión del juez Pereira fue hacer lugar al pedido de los representantes de la víctima y ordenó que la fiscal investigue ambos hechos.

Además, fuentes judiciales indicaron a El Sol que el magistrado le llamó la atención a Rumbo y le indicó que él considera que es posible que el acusado pudo haber tenido participación en el robo del material fílmico, por lo que es necesario que ambas causas sean investigadas en conjunto.

El hecho

El episodio que generó polémica y conmoción en los ciudadanos mendocinos sucedió la madrugada del domingo 5 de noviembre en el interior del boliche lujanino, jornada en la cual se reinauguraban los patios por el comienzo de la temporada de verano.

Ese día hubo gran asistencia de público, y, la víctima estuvo en el sector VIP del boliche con un grupo de amigos y amigas –era el cumpleaños de una de ellas­–.

Según la denuncia, en un momento de la noche, la chica se apartó cuando un joven la sacó a bailar. Quienes la acompañaban la perdieron de vista, por lo que no alcanzaron a ver con claridad al muchacho con el que bailaba, a quien no conocían.

Momentos antes, sus amigas notaron que su estado no era normal. “Parecía que estaba adormecida, como cansada”, aseguraron en una entrevista a este diario.

Instantes después, pasadas las 4.30, el grupo volvió a encontrarse con la joven en uno de los ingresos al lugar. Estaba prácticamente inconsciente, recostada sobre unos sillones.

Sus amigos no sospecharon que algo malo le había sucedió hasta cuando iban regresando a sus casas y notaron que la joven tenía manchas de sangre en el pantalón. Fue entonces cuando la víctima estalló en llanto y dio a entender que había sido violada, por lo que sus amigos decidieron llevarla hasta el Hospital del Carmen, en Godoy Cruz.

Allí, los médicos de guardia la asistieron y, al revisarla, notaron que presentaba lesiones compatibles con las de un abuso con acceso carnal. Luego, las mismas serían constatadas por el Cuerpo Médico Forense.

Posteriormente, la joven se dirigió a realizar la denuncia correspondiente y se dio inicio a una investigación.

Día por día: cronología del caso

– Domingo 5 de noviembre del año pasado: se radica la denuncia tras producirse la violación.

– Lunes 6 de noviembre: agentes de Delitos Tecnológicos llegan hasta el boliche para copiar los archivos de las cámaras de vigilancia. Dejan un disco duro para realizar una copia. Esa misma noche, sujetos realizan un boquete y se llevan la computadora que guardaba las imágenes.

– 22 de diciembre: efectivos de la División Delitos Contra la Integridad Sexual detienen al empleado de Al Sur Leonardo Ariel Medina en su casa del barrio Paraguay, en Guaymallén.

– 23 de diciembre: la fiscal Rumbo imputa a Medina por abuso sexual agravado por el acceso carnal.

– 9 de enero: la Justicia de Garantías le dicta la prisión preventiva al acusado.

– 5 de febrero: ordenan la acumulación de las causas.