El intendente de Bovril (Entre Ríos), Fabián Valenzuela recorrió el domingo la ciudad con el “Chancho-Móvil”, una camioneta cargada con un “chulengo” y lechón asado, supuesto premio de una rifa.

Estuvo acompañado por el viceintendente José Gillig y el concejal Raúl Kuhn, quién amenizó la actividad interpretando melodías con un acordeón.

Las autoridades locales agasajaron a las familias en las Pascuas, paradójicamente “por cumplir el aislamiento social, preventivo y oObligatorio”. Sin embargo fueron cuestionados por romper la cuarentena.

La iniciativa se realizó junto a una FM local y la vecina agasajada recibió la bandeja con el animal asado para compartir en familia.

Consultada al respecto, la ministra de Gobierno, Rosario Romero, dijo desconocer el caso particular de Bovril pero reiteró la recomendación a quienes tienen responsabilidades por ocupar cargos públicos o un rol importante dentro de la comunidad: “Tenemos que predicar con el ejemplo”.

“Esto no está permitido y si la autoridad policial de Bovril no ha hecho la advertencia correspondiente la haremos”, aseguró Romero.