Luego de la pálidas que se vivieron en los últimos días, con resultados que dejaron a la Selección argentina al borde de la eliminación y las internas en el plantel a flor de piel, los jugadores se distendieron y vivieron un lunes a puro calor en la concentración del conjunto nacional.

Cientos de hinchas se acercaron a las puertas del búnker de la Selección argentina en San Petersburgo para alentar al equipo a un día del partido frente a Nigeria, donde la Albiceleste se jugará la clasificación a los octavos de final.

Contrario a lo que pasó en otras oportunidades, donde los jugadores ni se acercaron al público que se movió para saludarlos, casi todos los integrantes del plantel decidieron bajar, saludar a los fanáticos y sumarse a la fiesta.