Dos hechos de sangre. La misma arma de fuego. Guerra de bandas barriales por comercio de estupefacientes, pelea por mujeres y también un asalto fatal.

En la fiscalía de Homicidios de Carlos Torres se investigan dos asesinatos resonantes ocurridos en octubre del 2018 y en febrero de este año y el análisis de una prueba fue sorprendente para los detectives.

En el primero de los casos, fue asesinado en Godoy Cruz un ex joven futbolista de Independiente Rivadavia luego de un fuerte cruce iniciado con otros personajes en un boliche de la ruta Panamericana, en Luján. La víctima fue Franco Gabriel Luna (25).

En el segundo, la víctima fue Marcelo Ahíto Paredes, el joven peluquero muerto a balazos por delincuentes cuando se resistió a que le robaran dinero y otras pertenencias en su local de La Favorita.

¿Qué tienen en común estos dos crímenes? El arma de fuego. Tanto Luna como Paredes fueron asesinados con la misma pistola, una calibre 9 milímetros.

Por el análisis que hicieron de las vainas servidas en ambas escenas, los peritos de Balística concluyeron que esa arma fue pasando de mano en mano después del homicidio de Luna hasta llegar a los populosos complejos del oeste de Capital.

Y, otro dato revelador: los detectives sostienen que esa pistola supo pertenecer a otro sujeto conocido y asesinado hace poco tiempo: Omar Camel Jofré, el jefe de la barra brava de la Lepra que terminó muerto en febrero del año pasado en la playa de estacionamiento del boliche La Guanaca, también ubicado sobre la Panamericana.

Los sabuesos de Investigaciones sostienen que la 9mm también fue protagonista de otros hechos y estuvo en manos de gente que respondía al Camel.

Enfrentados

Franco Luna era muy amigo del Camel Jofré. Tanto es así que formaban parte de la hinchada de Independiente Rivadavia. Era oriundo del barrio Parque Sur.

Después de pasar por las inferiores de la institución, Luna dejó de jugar y tomó lugar en la barra. Seguía al club de sus amores cada vez que disputaba un encuentro de local y también viajaba para alentar en otros estadios.

En varias imágenes que subían a las redes sociales se mostraba con el Camel y otros integrantes de la parcialidad más violenta.

Ver también: Así fue el tiroteo entre ex juveniles de la Lepra y el Tomba que dejó un crimen

La madrugada del sábado 13 de octubre del 2018 fue atacado a balazos después de haberse cruzado con un grupo de conocidos en el boliche lujanino.

Si bien primero trascendió que se trataba de broncas barriales, al ser el agresor de Villa de Parque y Luna del Parque Sur, con el paso de la instrucción trascendió que uno de los motivos del homicidio fue porque salían con la misma mujer a pesar de tener otras parejas.

Hubo insultos en el interior del local y “prometieron” resolver los conflictos afuera. Cuando Luna circulaba con sus amigos en un auto por las avenidas San Martín y del Trabajador, frente al Parque Benegas, se produjo el primer cruce con los ocupantes de un VW Bora. En ese encontronazo sólo hubo insultos.

Pero, la pelea siguió varios kilómetros hasta llegar a calle O’ Brien. Allí hubo fuego cruzado y dos jóvenes resultados heridos.

Luna falleció mientras era llevado a un hospital por sus amigos tras recibir un tiro en el corazón y Emiliano González recibió un proyectil en el abdomen. Este joven de 20 años, quien supo jugar en las inferiores del club Godoy Cruz, se transformó horas después en el primer sospechoso del ataque pero, tras salvar su vida, terminó acusado por el delito de abuso de armas.

Con el paso de los días, otro joven que estuvo en el tiroteo, de acuerdo con la investigación, quien fue identificado como el Alexander Sarmiento Vargas, el “Chacata”, terminó imputado por el homicidio agravado de Luna.

Justo esta semana, luego de más de un año y medio de investigación, el fiscal Torres elevará la causa a juicio oral para que el imputado se siente en el banquillo.

Ejecutado

El mismo fiscal tiene en su despacho la causa por el crimen del joven peluquero Marcelo “Ahíto” Paredes, ocurrido durante un asalto perpetrado a las 23 del viernes 21 de febrero en el local de calle 3.

Allí se encontraba este trabajador, con un amigo, cuando, al menos, tres malvivientes lo amenazaron con un arma y le exigieron que entregara sus pertenencias. “Ahíto” ofreció resistencia y terminó siendo otra víctima de la inseguridad al recibir un plomo letal en la zona del tórax.

Fueron las vainas levantadas en la peluquería las que permitieron conocer que su marca era la misma que presentaban los casquillos hallados por Científica sobre calle O’Brien, cuando mataron a Franco Luna.

La investigación por el crimen de “Ahíto” Paredes tiene cuatro detenidos. El último sospechoso en ser capturado fue Kevin González.

De acuerdo con las pruebas, este hombre de 30 años participó en el hecho junto con Horacio Gustavo Rojas Zúñiga (30), Eduardo Tobares (27) y Alex Damián Barraquero (20).

Rojas Zúñiga, explicaron fuentes de la causa, podría haber estado relacionado con el “Camel” y algunos parientes.

Es que, un medio hermano del barra asesinado, Omar Rojas, conocido como el “Bebe”, tiene familiares en La Favorita. Y de allí que se sospecha que la pistola en el atraco podría haber llegado desde los barrios del oeste de Godoy Cruz a los de Capital.

Ver también: Quiénes son los tres acusados de matar al peluquero en un asalto

Lo cierto es que, desde perpetrado el crimen de Ahíto, comenzaron a circular las versiones que afirmaban que los autores eran de La Favorita. Efectivamente, los sospechosos son de ese sector.

El primero en ser capturado fue Tobares, la mañana del 6 de marzo. Poco más de un mes después, el 11 de abril, atraparon en Gorriti y Montes de Oca a Barraquero. Por último, el viernes 8 de mayo cayó Rojas.