La semana próxima es un día clave para la ley de alcoholemia cero: se tratará en el Senado de la Nación, por lo que está a un paso de la aprobación. Por ello, uno de los últimos pasos en Mendoza, fue una reunión entre dirigentes de la Corporación Vitivinícola Argentina y los intendentes mendocinos. En este encuentro se cerró una posición política en contra de la norma y con un pedido claro: le enviarán a la presidenta del cuerpo, Cristina Kirchner, el reclamo para que no se trate ese día y se busque una mejor iniciativa.

El encuentro fue mixto: mientras Tadeo García Zalazar y Ulpiano Suarez asistieron presencialmente, el resto de los convocados se conectó por Zoom. Por parte de la Coviar, el empresario José Zuccardi, su presidente.

En las pantallas fueron apareciendo el vicegobernador Mario Abed, que fue recibido en la municipalidad de San Martín por Jorge Rufeil. Ahí también estaban otros dos intendentes radicales: Miguel Ronco, de Rivadavia, y Héctor Ruíz, de Junín.

También Daniel Orozco -Las Heras-, recién llegado de México. Y tres jefes comunales con fuertes intereses en lo enoturístico: Sebastián Bragagnolo -Luján de Cuyo-, Gustavo Soto -Tupungato- y Rolando Scanio -San Carlos-.

Entre los peronistas se notaron las diferencias que existen en el tema. La Coviar logró que Emir Félix -San Rafael- participara del zoom, mientras que Matías Stevanato -Maipú- hizo conectarse a Maximiliano Gabrielli, su secretario de Hacienda.

Abed, de espaldas, en la municipalidad de San Martín, con los intendentes radicales de esa zona.

No estuvieron ni Fernando Ubieta -La Paz-, ni Flor Destéfanis -Santa Rosa-, dos figuras que responden políticamente a Anabel Fernández Sagasti, quien ya se mostró a favor de la iniciativa. En tanto, Martín Aveiro pidió disculpas por no estar porque tenía agendada la visita de funcionarios nacionales a Tunuyán y Roberto Righi estuvo representado por la presidenta del Concejo Deliberante, Carina Segovia. Pero también dos radicales del sur dieron el faltazo: Walther Marcolini -Alvear- y Juan Manuel Ojeda -Malargüe-.

Con todo, los bodegueros lograron cerrar el consenso político con la mayor parte de los intendentes. En concreto, según explicó Sergio Villanueva, gerente de la Coviar, se decidió presentarle a Cristina, a los presidentes de los bloques de cada fuerza y a los senadores de las provincias vitivinícolas un pedido específico para que el tratamiento de la tolerancia cero al alcohol se postergue en la Cámara Alta.

“Nuestra intención es que, en un tema tan importante, no hay mucho espacio para el disenso, por eso los intendentes van a pedir que se postergue el tratamiento de la ley en el Senado”, indicó Villanueva, señalando como argumento principal que la norma “tiene una afectación a las economías regionales y hay que buscar una racionalidad, un punto de equilibrio”.

La Coviar es una de las entidades que se movilizó cuando la norma estaba en estudio en Diputados. Entre otras cosas, se reunión con Sergio Massa cuando éste era presidente de la Cámara Baja, apenas unas horas antes de ser designado ministro de Economía por el presidente Alberto Fernández.

La crítica vertebral de la industria vitivinícola es que “no se trata la integralidad del problema, no es simplemente con un slogan“. De igual manera, descartan que la cuestión sea “un tema político” y plantean: “Queremos que se nos escuche” ya que “en el mundo nadie discute la tolerancia, sino como bajar los accidentes“.

Al término de la reunión, García Zalazar sostuvo en las redes sociales que “debemos poner el acento en educación, prevención, control y avanzar con sanciones más estrictas. Debemos sumar tecnología y recursos” y pidió un debate más “profundo y responsable” en el Senado. Durante la reunión, el intendente de Godoy Cruz también señaló que en ese departamento no se han registrado accidentes donde la alcoholemia haya sido menor a 0,5 grados en sangre.

Más controles y concientización es el camino“, consideró Suarez, también en las redes. El alcalde capitalino reclamó la suspensión del debate en el Congreso por “un debate amplio que permita defender la vida y reducir los siniestros viales, sin afectar a nuestra economía regional“.

Otro de los que asistió fue el ex legislador provincial Juan Carlos Jaliff, por pedido de Abed. El ex gobernador que hoy es asesor de la Legislatura -ad honorem- aseguró que el tratamiento de la norma está cayendo en una contradicción jurídica.

“Han modificado la ley de tránsito, estableciendo el alcohol cero, pero han dejado vigente en el Código Penal los artículos que establecen que se agravan las penas cuando están arriba de un gramo -de alcohol-“, enfatizó.

Se trata del artículo 84 bis, que hace referencia a las penas de cárcel por conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria que provocan una muerte; y el 94 bis, que establece las penas si esa conducción produce lesiones.

Para Jaliff “el Estado nacional y el Congreso no pueden legislar en forma contradictoria. Eso es porque no se ha estudiado el tema. El Estado no puede decir en una ley que si tenés más de 0 afecta tu conducción y en otra decir que hasta 0, 99 no la afecta”, explicó.

El ex senador recordó que en la gestión de Alfredo Cornejo se mantuvo el 0,5 grados de alcohol en sangre para conductores particulares -y el cero sólo para los profesionales-, pero endurecieron las sanciones. “Lo que tendría que hacer el Senado es suspender el proyecto y abrir el debate y ver todas estas cosas”, recomendó.