El 2017 estuvo marcado por dos tragedias viales que conmovieron a la sociedad y engrosaron la cifra de fallecidos: uno ocurrió en alta montaña -en febrero- y otro en San Rafael -en junio-, ambos por vuelcos de micros producto de las altas velocidades. Así, este año termina con casi 200 fallecidos en distintos accidentes de tránsito.

Según precisó el director de Seguridad Vial, Oscar Hómola, hasta le fecha se han producido 189 muertes en el lugar del hecho por accidentes viales durante 2017. El año pasado, esa cifra fue de 135. “En 2016 fue atípicamente bajo y esta vez tuvimos dos hechos descomunales en cantidad de víctimas”, señaló.

En detalle, 48 personas perdieron la vida en alta montaña. Las causas se dividen entre la velocidad y las malas maniobras. “Se nota mucha violencia en los choques, no sólo arriba sino en general. Incluso cuando no resulta gente muerta, los daños son tales que se nota la fuerza del choque”, precisó Hómola.

De hecho, el comisario indicó que es llamativo el número de accidentes sin la aparición de terceros: 35 personas, entre conductores y acompañantes. “Acá hay varios factores, además de la velocidad, como la fatiga o las impericias. Una pestañeada o una distracción basta para desviarse y cuando la persona quiere retomar la vía, vuelca con la maniobra de retorno”, añadió.

Leer también: Tragedia de San Rafael: se supo a cuánto iba el colectivo antes de volcar

En distracciones, la aparición del celular “es una de las nuevas causas más frecuentes de accidentes”, junto con el alcohol y la velocidad, según indicó Leonardo Yapur, director de la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial. 

En cuanto a motos, 46 personas fallecieron junto con otras siete que viajaban como acompañantes. “Tuvimos algunos choques entre dos motos en intersecciones de calles”, señaló Hómola. Si bien la cantidad de ciclistas que perdieron la vida fueron 8, los peatones fueron 18. La lectura del comisario es que se debe a una gran imprudencia a la hora de cruzar, sobre todo en los accesos.

Fabián Becerra, jefe de la Policía Vial, indicó que los dos accidentes más grandes de este año tuvieron un profundo impacto en los conductores a la hora de ser prudentes al volante. “Se puede decir que hubo un antes y después. En ambos hechos, el conductor tuvo algún nivel de responsabilidad. El mismo automovilista ahora hace más uso del 911 y colabora para que interceptemos o realicemos alguna inspección en ciertas zonas”, aseguró.

Debido a las cercanías de las Fiestas de Fin de Año, las autoridades recomendaron no saludar o no prestar atención a los mensajes del celular mientras se conduce, bajar la velocidad y concientizarse de que el conductor debe volver en condiciones de lucidez luego de los festejos.