access_time 01:20
|
12 de junio de 2007
|
|
SAN JUAN

Unas 300 familias que viven en villas inestables esperan ser erradicadas

?Espero que este año ya pueda tener una casa en la que no haya que tapar hasta los colchones cada vez que llueva?, le comentó Adriana Noguera a Diario de Cuyo. La mujer vive con su marido y sus seis hijos en un rancho de dos piezas construido con caña, barro y nailon. Hace 14 años que reside en la villa Echegaray, a menos de un kilómetro del microcentro sanjuanino.

    “Espero que este año ya pueda tener una casa en la que no haya que tapar hasta los colchones cada vez que llueva”, le comentó Adriana Noguera a Diario de Cuyo. La mujer vive con su marido y sus seis hijos en un rancho de dos piezas construido con caña, barro y nailon. Hace 14 años que reside en la villa Echegaray, a menos de un kilómetro del microcentro sanjuanino. La historia de Adriana es similar a la de alrededor de 300 familias que viven en cuatro villas de capitalinas.

    Desde el Gobierno provincial afirmaron que estas serán las próximas en recibir una casa sismorresistente a través del plan de erradicación de villas Vivienda Digna, Techo Seguro, que se puso en marcha a mediados del 2005. El matutino indicó que la última villa de Capital que se trasladó, el 1 de abril, fue El Chorizo, ubicada al fondo de la villa América. Aunque oficialmente está confirmado que los próximos movimientos estarán destinados a solucionar el problema de vivienda de las 300 familias que todavía habitan villas, no se confirmó dónde van a ser trasladadas ni cuándo.

    La idea es que se haga en el transcurso de este año, según reveló Vicente Marrelli, titular del IPV. Sólo en Capital ya erradicaron unas diez villas miseria, pero quedan en la provincia unos 130 asentamientos registrados. Desde que se implementó el programa fueron trasladadas unas 1.900 familias en toda la provincia.

    Aunque darle fin a las villas fue bueno para las familias, que tuvieron por primera vez un techo digno, ni bien se produjeron los primeros cambios, los vecinos de las zonas donde fueron trasladadas las villas pusieron el grito en el cielo, argumentando que esos espacios iban a tornarse inseguros, porque muchos de los habitantes de los asentamientos “eran delincuentes”. A esto se le sumó el colapso que sufrieron algunas escuelas, porque hubo una superpoblación.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.