access_time 15:42
|
17 de septiembre de 2009
|
|
BOLOGNEZI, EL JUICIO

Una testigo aseguró que vio sangre en la casa de Girala

Ocho personas se sentaron ayer frente al estrado para dar su testimonio en el juicio que se sigue por el crimen de José Luis Kote Bolognezi

    Ocho personas se sentaron ayer frente al estrado para dar su testimonio en el juicio que se sigue por el crimen de José Luis Kote Bolognezi. Lo más contundente que se escuchó fue la versión de la testigo Miriam Barzola, empleada doméstica de los vecinos de la familia Girala. Sostuvo que la mañana del 14 de setiembre, cuando llegó a cumplir con sus tareas, observó que en la pared y el portón de la casa del principal sospechoso, Abdo Girala, había manchas de sangre.

    Barzola dijo lo mismo que durante la instrucción y su relato, según las partes del proceso oral y público, fue coherente desde un principio a fin, desechando la posibilidad de haber brindado un falso testimonio. De todas formas, esta versión de la testigo no fue confirmada y, por ende, no consta en el expediente, debido a que la policía nunca fue al lugar para corroborarla, a pesar de que la mujer sostuvo haber denunciado la situación ante la fuerza.

    También declaró Héctor Sáez, dueño del cabaret Brujas (lugar donde, según la hipótesis de la defensa, mataron al Kote). Este hombre indicó que no recordaba cuáles mujeres habían estado esa noche trabajando en el local, porque en setiembre del 2003, es decir, un año después del hecho, le entraron a robar a su local y se llevaron el cuaderno donde anotaba los nombres del personal que trabajaba todos los días.

    El testimonio le quita peso al aportado en las jornadas anteriores por el policía de Investigaciones Orlando Funes, quien manifestó que, por la tarea realizada por él, dos mujeres identificadas como La Pollo y La Marta le dijeron que la víctima había estado la noche del crimen allí. Es más, las prostitutas, de quienes no se conocen sus identidades, le comentaron que el Kote entregó su reloj a cambio de estar con Cristina, una de las chicas de las que “él (por Bolognezi) estaba enamorado”.

    Al no existir ese cuaderno, será difícil para la defensa probar que la víctima estuvo en Brujas, ya que La Pollo y La Marta no pueden ser ubicadas por el tribunal debido a que sólo se las conoce por sus apodos. Luego aportó su testimonio Cristian Etem, ex director de Deportes de la Municipalidad de San Martín, quien confirmó que el otro acusado, Carlos Metralleta Pérez, esa noche fue invitado a un festival de boxeo. Asimismo, Julio Carro, de la pizzería El Palacio de la Pizza, dijo que el ex pugilista estuvo entre las 2 y las 2.30 comiendo una pizza junto a su familia en el comercio. El juicio oral y público continúa hoy y la etapa de producción de la prueba ya está concluyendo, aguardando los alegatos, que comenzarán la semana próxima.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.