access_time 21:21
|
7 de marzo de 2007
|
|

Una pieza para decir adiós

Se estrena Noches mágicas de radio, el último filme de Robert Altman.

    Noches mágicas de radio no es una película más de Robert Altman, es la despedida y último obra de este director que, a pesar de haber cosechado muchos detractores, tendrá un lugar en la historia del cine. Y qué mejor manera de despedirse que con un filme que combina el amor y la angustia del final.

    Es que, quizá por causa del destino, el realizador trazó aquí la historia de los últimos días de un programa de radio, casi como imaginando su propio destino. Música country y un panel de grandes actores, presididos por Meryl Streep y Lily Tomlin, son los condimentos esenciales de la película que se sumará a la oferta de las salas locales desde mañana.

    ÚLTIMOS DÍAS DE RADIO. Noches mágicas de radio, el aclamado programa de radio de Garrison Keillor, es fervientemente seguido por más de cuatro millones de oyentes en 558 estaciones radiales a través de todo el territorio de Estados Unidos. Además, el programa es emitido por la BBC, RTE (Irlanda) y servicios de satélite y cable por el oeste europeo, Australia y Nueva Zelanda, alcanzando así a más de treinta y cinco millones de hogares.

    La película es una fábula tragicómica sobre el ciclo y se desarrolla en el interior de la estructura de uno de los más terribles programas emitidos: aquél en el que todos aquellos que hacían el programa más reconocido y con mayor trayectoria de la radio supieron que sería el último.

    Los personajes centrales de esta historia son Yolanda y Rhonda Johnson (Streep y Tomlin) –últimas dos mujeres que quedaron de lo que alguna vez fue un grupo musical de cuatro hermanas–, Lola (Lindsay Lohan) –hija de Yolanda–, Garrison Keillor (como él mismo) y los cowboys cantantes Dusty y Lefty (Woody Harrelson y John C. Reilly).

     A estos personajes se suma la presencia de un exigente manager y su asistente, Molly (Maya Rudolph), quien hace lo imposible por solucionar los inconvenientes que una figura marginal ocasionará (Tommy Lee Jones). En este contexto, se sucederán descubrimientos impensados, pasiones descontroladas, celos, enfrentamientos privados y públicos. Pero todo esto bajo la misma premisa: el espectáculo debe continuar.

    SU FILME MÁS PERSONAL. Hace algunos meses, durante el estreno de esta pieza en Buenos Aires, un crítico del diario La Nación definió la cinta que, sin ser creada con tal fin, se trasformaría en una verdadero testamento del creador de Mash, Nashville y Gosford Park: “Se sale de estas Noches mágicas de radio con mucha música en los oídos, una apacible sonrisa en los labios y cierta mezcla de sosiego y gozo en el corazón. Obra de un Robert Altman más entrañable que nunca, que pudo hacer el milagro de convertir una parábola sobre la transitoriedad en una deliciosa elegía. En lugar de un testamento, el viejo maestro fallecido hace poco dejó el testimonio último, íntimo y discreto de su sentimiento ante la mortalidad, de su certeza de que la vida no se detiene y de que todos los finales son apenas parte de un ciclo incontenible”.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.