access_time 08:05
|
19 de febrero de 2020
|
|

Ternura

Una paloma no puede volar y es amiga de un perrito que no camina

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1582110280188Captura%20de%20pantalla%202020-02-19%20a%20las%207.55.36.jpg

El ave sufrió daños neurológicos y el chihuahua tiene un problema en sus patas traseras. Ambos se acurrucan como si fueran familia.

Herman y Lundy son amigos hace poco y animales de rescate.

Son una pareja poco probable: Herman, una paloma, sufrió daños neurológicos hace más de un año. No puede volar. Little Lundy, un cachorro de chihuahua recién nacido, no puede usar sus patas traseras.

Pero si los unen, los dos se acurrucan como si fueran miembros de la misma camada… o nido.

Ambos se conocieron a través de la Fundación Mia, una organización de rescate en Rochester, Nueva York, que rehabilita animales con defectos de nacimiento y deformidades físicas. Sue Rogers, la fundadora de la organización sin fines de lucro, envía la mayoría de sus animales rescatados a hogares de acogida en todo Estados Unidos, pero se queda con algunos de ellos para programas escolares sobre acoso escolar.

Su amistad entre especies ha inspirado a decenas de partidarios a donar a la fundación. Y los animales, dijo Rogers, se mejoran mutuamente.

Dos comienzos difíciles

Herman fue encontrado hace más de un año en un estacionamiento de un concesionario de automóviles, donde estuvo en la acera, inmóvil, durante tres días completos. Finalmente, sus rescatadores se dieron cuenta de que la pobre paloma no podía volar.

Los rescatistas de vida silvestre vecinos dijeron que no podía ser rehabilitado y que necesitaría ser sacrificado, por lo que Rogers lo cuidó ella misma.

Ahora descansa en una cuna durante parte del día, pero ella lo lleva afuera todos los días para estimularlo.

Little Lundy, un chihuahua recién nacido, acaba de llegar. Sus criadores en Carolina del Sur lo enviaron a Rogers porque tenía problemas para usar sus patas traseras, una condición conocida como síndrome de los nadadores.

Con solo 6 onzas, era lo suficientemente pequeño como para caber en el bolsillo de una camisa. Rogers dijo que sospecha que la dificultad para caminar de Lundy se debe a daños en su pequeña médula espinal.

Cuando Lundy conoció a Herman

Los dos estaban obligados a encontrarse eventualmente. Rogers los unió mientras atendía a Lundy y vio la forma en que los dos se acurrucaron casi de inmediato: Herman no picoteó y Lundy no mordisqueó.

Rogers tomó algunas fotos de sus abrazos. Los “oohs” y “ahhs” siguieron poco después.

Personas de todos los rincones del mundo inundaron la bandeja de entrada de Rogers con donaciones, mensajes de apoyo y, naturalmente, súplicas para adoptar a Lundy o los otros lindos cachorros a su cuidado.

“Me quedé impresionada”, dijo.

Y las donaciones siguen llegando: la fundación recaudó US$ 6.000 en dos días, dijo. Eso es suficiente para cubrir el alto costo de una cirugía veterinaria que requieren muchos de sus animales de rescate.

Fuente: CNN

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.