access_time 12:22
|
22 de agosto de 2006
|
CELEBRACIÓN RELIGIOSA

Una multitud en los festejos lavallinos

Más de 20.000 personas se dieron cita en el desierto norteño para honrar a la Virgen del Tránsito, en una fiesta cada vez más popular.

    Más de 20.000 personas se dieron cita este fin de semana en La Asunción para participar de los festejos en honor a la Virgen del Tránsito, una de las más populares celebraciones religiosas del desierto lavallino y que, año a año, despierta el interés de más mendocinos y turistas. Como es habitual, tuvo especial relevancia el fervor denotado en las principales actividades religiosas que se realizaron. Esto se hizo evidente en la cantidad de feligreses que llegaron de varios rincones de Lavalle, otros departamentos e, inclusive, de provincias vecinas, como San Juan y San Luis.

    Los principales actos religiosos del domingo fueron presididos por los padres Jorge Contreras, Carlos García y Benito Sellito. A la celebración también concurrió un nutrido grupo de autoridades, entre las que se destacaban el intendente municipal lavallino, Roberto Righi, y otros funcionarios de la comuna local.

DOS ESCENARIOS. Como es costumbre, tanto la centenaria capilla de adobe como la de más reciente construcción fueron escenario de los actos litúrgicos realizados durante el fin de semana, entre los que estuvieron las misas de bautismos, a las que asistieron miles de fieles. La procesión se abrió frente a la vieja capilla, encabezada por los centros tradicionalistas de la zona. Luego siguió la imagen de la Virgen del Tránsito y una larga columna de fieles que, entre oraciones y cánticos religiosos, permitió revivir uno de los momentos más trascendentes de la fiesta. Paralelamente, los visitantes tuvieron este año la oportunidad de conocer los emprendimientos turísticos de los lugareños, quienes los recibieron con comidas típicas en sus casas.

    También hubo visitas guiadas, cabalgatas por el pueblo y exposición y venta de artesanías. Además, los visitantes tuvieron la posibilidad de recorrer los clásicos “bodegones” dedicados a la venta de comidas, lugares donde también se compartió el reencuentro con la música, la danza tradicionalista y las costumbres de los habitantes de la zona. Muchos visitantes también aprovecharon los servicios que brindó el paraje para instalar carpas y pernoctar en el lugar. Allí se podía ver a familias, grupos de amigos y chicos de colegios religiosos que participaron activamente de todas las actividades.

INAUGURACIÓN. Durante esta festividad quedó habilitado el centro cultural Tamary guay (Amor al hogar), el que se inauguró con una muestra retrospectiva de Fidel Roig Matons y del joven artista de La Asunción Juan Fernández. Hubo también un escenario central, que, a lo largo de las principales noches de celebración, sirvió para que intérpretes de la música y la danza folklórica brindaran atractivos espectáculos a los visitantes. La programación también incluyó variadas destrezas criollas. La actividad concluyó ayer con cantos y comidas típicas.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.