access_time 18:51
|
19 de noviembre de 2009
|
|
cine documental

Una manifestación en defensa del medio ambiente

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/031/506/000031506-2009111-img_9049.jpg

Tierra sublevada. Oro impuro refleja la problemática de la minería que se convierte en depredación y saqueo y la lucha contra la creciente contaminación.

El prestigioso director cinematográfico Fernando Pino Solanas llega a Mendoza para presentar hoy su documental Tierra sublevada. Oro impuro, la película que completa la serie del fresco sobre la Argentina contemporánea. La saga comprende Memoria del saqueo (2004), La dignidad de los nadies (2005), Argentina latente (2007) y La próxima estación (2008), concluyendo con Tierra sublevada, una obra en dos partes independientes entre sí: Oro impuro y Oro negro. 
Tierra sublevada. Oro impuro. El filme se trata de un viaje hacia la depredación y saqueo de los recursos minerales –metales e hidrocarburos– y las luchas contra la creciente contaminación. En los años 90, las políticas neoliberales entregaron el petróleo y la minería a las corporaciones. Usando sustancias tóxicas y métodos extractivos depredadores, estas contaminaron las napas de agua y el medio ambiente. La Tierra reaccionó frente al maltrato: los cortes de ruta y las asambleas de los ambientalistas hicieron nacer una nueva conciencia por la salvaguarda de la vida y la recuperación de los recursos minerales. Oro impuro es una obra contada por sus protagonistas: ingenieros, maestros, chacareros, indígenas, ambientalistas y vecinos, que hacen fundamentadas denuncias y cuentan conmovedoras historias de resistencia a la depredación y saqueo de las mineras. Estimulado por la lucha de los asambleístas de Gualeguaychú contra la instalación de la fábrica de papel Botnia, el movimiento ambientalista logró que en siete provincias –Chubut, Río Negro, La Pampa, Mendoza, San Luís, Córdoba y Tucumán– se prohibiera la minería a cielo abierto con sustancias tóxicas. Oro impuro fue rodada en las provincias de Catamarca, San Juan, la Rioja, Tucumán y Salta. Se compone de una introducción, diez capítulos y un epílogo. Los capítulos son: La megaminería; Viaje a minera Alumbrera; Lo que se llevan, lo que nos dejan; La vida pobre; Sobornos y resistencias; Complicidad y justicia; El poder de Barrick Gold; El agua vale más que el oro; Asambleas Ciudadanas y Epílogo abierto. Cuando el realizador visitó San Juan, en abril de este año en ocasión del IX Foro de la Unión de Asambleas Ciudadanas y para tomar imágenes y testimonios, en un reportaje a Diario de Cuyo manifestó estar muy contento por el encuentro y por la actitud del pueblo de organizarse para ocuparse de la preservación de las fuentes de agua, que son los glaciares, y, en definitiva, del medio ambiente y de la vida, en lo que llamó “una fiesta cultural”. Y consultado sobre la obra señaló: “Tierra sublevada trata el tema de los recursos del subsuelo, es la protesta de la Tierra frente al destrozo que producen las grandes mineras a cielo abierto y las petroleras. La primera parte, Oro impuro, es sobre la minería, y la segunda, Oro negro, sobre el petróleo.  Respecto del material que conforma la producción manifestó: “Recogimos algunos testimonios de lo que plantean las asambleas, que es muy importante, porque es una muestra de que en todo el país se han desarrollado movimientos de defensa del medio ambiente, el agua y la vida”.  La problemática que expone el documental no es privativa de Argentina, sino que es, a menudo, la realidad que viven varios países del continente, que ven cómo sus recursos son saqueados por multinacionales extranjeras que exprimen la tierra y despojan a los habitantes de las riquezas de sus geografías. “Tierra sublevada trata el tema de los recursos del subsuelo. Hoy en América latina, lo que está en disputa, esencialmente, son los recursos naturales y, entre ellos, las reinas son los metales y el petróleo. Hoy, como nunca, el imperio está acechando sobre las reservas petroleras”, dijo el realizador a la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN). A lo que añadió: “La historia de América latina es la historia de la segregación o fraccionamiento de nuestras patrias en múltiples patrias para dominarnos”. Por ello, esta realización, lejos de ser una mera exposición, se torna una herramienta inigualable de concientización y difusión de la situación acuciante de pueblos enteros que van  desapareciendo a la vez que las grandes empresas que desarrollan su negocio a partir de la explotación se enriquecen desmedidamente y, sin escrúpulos, succionan hasta la última gota de vida de cada lugar. A pesar de que el público no siempre participa de la puesta de documentales, el cineasta comentó que estos filmes han recorrido con gran éxito salas de Capital Federal y que miles de DVD y cientos de proyecciones también circularon en todos los lugares afectados por el tema del ferrocarril. Las películas se ven en universidades, foros, debates, pueblos. Y, además, se han emitido en Canal 7 y Canal Encuentro. La elección de sacar a la luz estas realidades argentinas y latinoamericanas no hace más que confirmar que Fernando Pino Solanas no es un realizador de cine más, sino que su compromiso social trasciende lo artístico y pone en el tapete un pedido de auxilio desgarrador hacia los responsables de administrar el Estado y hacia los ciudadanos que, muchas veces, miramos para otro lado y sólo vemos los problemas cuando rozan nuestra nariz. En Mendoza, el documental podrá verse a partir de hoy en funciones a las 18.20 y 22 en el cine Universidad, Lavalle 77. También se proyectará mañana a las 18 y a las 20, el sábado y el domingo a las 18 a las 20 y a las 22, el lunes 23 y el martes 24 a las 20 y a las 22 y el miércoles 25 a las 18, a las 20 y a las 22. 

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.