access_time 19:42
|
25 de septiembre de 2009
|
|
INDEPENDIENTE RIVADAVIA - SAN MARTÍN (T)

Una Lepra que anda golpeada y goleada

El Azul perdió como local ante los tucumanos 4 a 1 y sigue último. Daniel Vila confirmó que Teté Quiroz continúa como técnico

    El Azul sigue por un camino negro. Anoche, en otro partido para el olvido, Independiente Rivadavia perdió como local ante San Martín de Tucumán 4 a 1, sigue sin ganar en el torneo, continúa último en la tabla y el presidente de la Lepra, Daniel Vila, tuvo que salir a respaldar al DT del equipo, Fernando Quiroz, en medio de un mar de rumores que indicaba que Teté dejaba el cargo. Por ahora, Quiroz continúa como técnico leproso y le esperan un partido en Jujuy y otro en Comodoro Rivadavia. Los seis cambios que metió Teté Quiroz, en vez de favorecer, fueron contraproducentes para el equipo.

    La línea de tres en el fondo dejó muchos espacios y facilitó cada ataque de los tucumanos, que, con muy poco, se pusieron en ventaja. La Lepra era una suma de voluntades, era un equipo desorganizado, sin conductor, en el que todos corrían mucho pero sin un patrón de juego definido. Garipe era la excepción. El Puma, casi solitario, trataba de hacer algo en un conjunto desorientado. Marcaba, defendía, atacaba, pero sus compañeros no ayudaban. De la Vega y Ledesma, carrileros anoche, pasaban al ataque pero no volvían y, así, el equipo quedaba muy mal parado.

    El primer gol de la noche fue un tremendo zapatazo de Nicolás Herrera, de casi 40 metros. Después, Andrizzi se fue por izquierda, metió un centro atrás, varios le erraron a la pelota y otra vez apareció Herrera para aumentar la diferencia. El Gargantini era una caldera. En el segundo tiempo, de movida, Quiroz metió tres cambios. Puso todo lo que podía poner a la parrilla. Y en el primer ataque, un centro de Andrizzi fue conectado por Álvarez para poner a los tucumanos 3 a 0. Después de una buena jugada con mucho toques, Garipe habilitó a Pérez Tarifa y el delantero descontó para los locales.

    Pero la esperanza duró poco, porque el rendimiento de los Azules no mejoró para nada. Encima, Garipe, el mejor de la Lepra se lesionó y tuvo que jugar mucho tiempo casi en una pierna. Sobre el final, Martín García entró y metió una larga corrida, Garipe lo siguió como pudo desde atrás pero no lo alcanzó y así, el recién ingresado terminó de darle forma a otra goleada que sufre la Lepra en el certamen. Una Lepra golpeada, que no encuentra el rumbo.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.