Twitter: usuarios reportan fallas a nivel global
access_time 02:15
|
7 de febrero de 2007
|
|

Una discusión abstracta

El INDEC acaba de fallecer de muerte traumática, inducida por la política y por la miope ideología de algunos funcionarios que han querido tapar el sol con las manos. Mal que le pese al secretario Guillermo Moreno, el número por el que tanto ha peleado y pelea con la convicción de un cruzado se ha convertido a los ojos y bolsillos de los consumidores en algo tan irrelevante que ha tornado la situación de los índices oficiales de precios en algo abstracto.

  BUENOS AIRES (DYN). El INDEC acaba de fallecer de muerte traumática, inducida por la política y por la miope ideología de algunos funcionarios que han querido tapar el sol con las manos. Mal que le pese al secretario Guillermo Moreno, el número por el que tanto ha peleado y pelea con la convicción de un cruzado se ha convertido a los ojos y bolsillos de los consumidores en algo tan irrelevante que ha tornado la situación de los índices oficiales de precios en algo abstracto.

   Seguramente, ningún comprador atento necesitaba conocer el valor del índice para saber cuánto le han costado las cosas en el mostrador durante el último mes. Su propia realidad, su mercado, le sigue funcionando a la gente mucho mejor que cualquier indicador.

   Quizás, el IPC siga siendo aún relevante para calcular ajustes en bonos o contratos o bien para serenar a las huestes sindicales que saldrán a pelear los próximos aumentos. También se sabe que ese valor es clave a la hora de calcular la línea que separa a los pobres y a los indigentes del resto de los argentinos. Pero lo cierto es que, para quienes van a realizar las compras, ese valor hoy no es parámetro de nada.

   Es probable que a los consumidores la actitud de los funcionarios cultores de tanta enjundia controladora hasta les provoque risa. Sin embargo, este no es el meollo de la cuestión, ya que la situación es más grave todavía por el ridículo al que se ha expuesto al organismo, aunque el valor final no haya sido distorsionado y se presenten todas las pruebas de que es fiel y verdadero.

   Lo concreto es que, a esta altura de la ensalada que se armó desde el mismo Gobierno, ningún número podría haber conformado a todos. Todo el sainete de desplazamientos y comentarios relacionados con la eventual vulnerabilidad de las mediciones oficiales le han hecho al INDEC, desde la política y desde la convicción ideológica de que todo puede ser discrecional, porque los mercados y el poder de los consumidores es cosa de los noventa, un daño irreversible. Ahora, antes de que todos comiencen a dudar porque sí del resto de las estadísticas, se busca simplemente a alguien que se haga cargo.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.