access_time 07:50
|
27 de noviembre de 2019
|
|

Editorial

Una dirigencia desenfocada

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1574851803362slide-senado-03.jpg

El desenfoque de la dirigencia política es realmente alarmante. Especula, negocia cargos, festeja logros electorales, discute por cuestiones mínimas y netamente protocolares.

El mensaje es claro: ya está, ya pasó la campaña, ya no hay elecciones a la vista y ahora se centra en lo que mejor sabe hacer: rosquear y jugar con el poder.

Mientras eso ocurre, la crisis continúa. La situación no mejoró. Cada vez es peor y no hay una salida a la vista, más allá de las expectativas lógicas que despierta el arranque de una gestión. Pero ni eso sabe aprovechar. No tiene registro de las necesidades sociales; del desempleo que crece, de la inflación que deja cada vez a más personas al borde la pobreza, de la inseguridad, que no tiene freno.

Al contrario: está abocada a profundizar las diferencias ideológicas, a generar enfrentamientos y a concentrarse en una anacrónica pelea de izquierdas contra derechas. Se tira con Venezuela, Chile, Bolivia y Brasil, como si eso fuese lo importante, como si no hubiese urgencias que resolver.

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.