access_time 21:25
|
17 de febrero de 2020
|
|

Disposición

Una decisión de la Corte generó malestar por el traslado de personal

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1568126844729Firma%20de%20convenio%20de%20la%20corte%20con%20la%20ART%20(5).jpg

A través de una acordada, los ministros dispusieron una reorganización de los tribunales del fuero civil para dotar de funcionarios a los juzgados de Familia por el incremento de las causas. Pero la medida cayó mal y este martes hay una reunión entre magistrados de la Primera Circunscripción con la cúpula judicial.

Una medida de reingeniería de personal de la Suprema Corte de Mendoza ha generado malestar en los juzgados civiles de Mendoza. A través de una acordada, los ministros dispusieron que se reorganizara y fortaleciera el fuero de Familia, por el incremento de casos en los últimos años, con funcionarios judiciales que se desempeñan en los tribunales de gestión asociada. La medida provocó reclamos de los magistrados y del gremio judicial, por lo que este martes habrá una reunión con la cúpula para abordar este tema. 

La acordada en cuestión es la Nº 24.489, con fecha de este lunes 17 de febrero y lleva la firma de los titulares de la Sala Administrativa de la Corte, Jorge Nanclares, Julio Gómez y Omar Palermo. En el escrito, los ministros señalaron como objetivo "la reorganización de tareas y el mejoramiento de las oficinas judiciales", por lo que recalcaron que tanto en el fuero civil y en el de familia se tienen que readecuar las estructuras de acuerdo a la carga de trabajo. 

En otras palabras, la Corte dispuso una reorganización del personal de los juzgados civiles, para que pasen a los de familia. Conocida la acordada, en los tribunales civiles levantaron el grito en el cielo porque tocan a los colaboradores más directos de los jueces, secretarios y prosecretarios. La transferencia incluye a unos 15 funcionarios. 

"Hemos podido determinar por un estudio cómo se ha ido incrementando el número de causas en los tribunales de familia y de paz, lo que nos ha llevado a vislumbrar que tenemos que redistribuir al personal de funcionarios, no a todo el personal. Estamos dispuestos a no tocar en ningún aspecto las competencias de los magistrados", explicó Julio Gómez, uno de los ministros firmantes.

"Reducimos el número de secretarios del fuero civil e incrementamos a los prosecretarios en el fuero de familia. Es una cuestión numérica lo que justifica la transferencia", sostuvo el supremo. 

Por esto, la Corte atenderá los reclamos de los magistrados civiles de la Primera Circunscripción en una reunión en el cuarto piso del Poder Judicial este martes a partir de las 10. También está convocado el gremio de Judiciales, a partir del mediodía.  

El aumento de casos en el fuero familiar

En el máximo tribunal dieron cuenta de las cifras aportadas por la Oficina de Estadísticas, que aportan datos significativos sobre la cantidad de casos que se trabajan en los distintos fueros: desde el 2006, los tribunales civiles han visto una disminución del 56% en el ingreso de causas -se pasó de 19.628 a 9303 casos desde ese año hasta 2018-. Sólo en el tercer trimestre de 2019, ingresaron 8.636 causas.

En este fuero, hay 30 jueces civiles, por lo que la carga laboral es de 388 causas por magistrado

Por contrapartida, en el fuero de familia las causas se han incrementado en un 60% en los últimos años, según dan cuenta en la Corte para fundamentar su decisión. Si en el 2006 ingresaron unas 21.256 causas, en 2018 llegaron a 28.565 casos. El tercer trimestre del año pasado, finalmente, cerró con 28.989 casos. 

En el organigrama del Poder Judicial, hay sólo 13 jueces de familia en la Primera Circunscripción, por lo que la carga laboral es ampliamente superior a la de sus pares de civil: 2.229 procesos por magistrado, de acuerdo con los datos oficiales. 

En base a estos números, y a las reformas judiciales que incorporaron los procesos de oralidad, la Corte resolvió aplicar el modelo de gestión asociada en todo el fuero judicial, familiar, de paz y concursal. De la misma manera, dispuso el refuerzo de personal en los tribunales de familia. 

El ministro Gómez defendió la medida, a la que consideró que está dentro de las facultades de la Corte, y recalcó que "no debiera implicar de ninguna manera una perturbación en el funcionamiento de la justicia civil". 

En la cúpula del Poder Judicial entienden que la aplicación del nuevo Código Procesal de Familia y Violencia Familiar "exige la presencia inmediata del magistrado en la solución del conflicto. Nos encontramos con una restricción importante de magistrados", explicó Gómez y recordó que el máximo tribunal ha establecido una batería de medidas para aprovechar al máximo la planta de personal.

Por otra parte, le pidieron al Ejecutivo y a la Legislatura provincial la creación de 10 cargos de jueces de familia en distintos departamentos. 

El malestar del gremio

Para la Asociación de Empleados y Funcionarios Judiciales, la Corte busca impulsar una reforma judicial "inconsulta y antidemocrática", además de que viola los derechos laborales. 

A través de un comunicado, el sindicato estatal dispuso el estado de alerta y movilización por la acordada. En este punto, sostuvieron que el máximo tribunal no tiene las atribuciones para "modificar las condiciones de empleo y trabajo de los agentes del poder judicial, sino que ello solo puede surgir de una comisión paritaria".

Por su parte y ante los reclamos, desde la Corte señalaron que "tenemos la mejor intención de dialogar", pero recordaron que ejercen la superintencia del Poder Judicial y, por ende, "las respuestas que exigen a la Justicia debe ser canalizada con la intervención de nuestro tribunal". 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.