access_time 07:23
|
4 de diciembre de 2018
|

Un volantazo a tiempo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1543853424713cornejo%20clases.jpg

Alfredo Cornejo entendió que de pronto le había crecido un conflicto que nunca quiso tener, que nunca imaginó, y por el que no valía la pena desgastarse políticamente.  Eso sí: seguramente le facturará a alguien, puertas adentro, el costo de tener que haber salido a dar marcha atrás con una decisión de gobierno y decir que las clases  comenzarán en marzo y que la idea anunciada del 18 de febrero no prosperó más allá de la intención del titular de la DGE, Jaime Correas. El gobernador salió bien parado  luego de poner en valor el supuesto debate que se generó a partir de la cantidad de días que necesitan los mendocinos para garantizar calidad educativa. La realidad es  que la discusión surgió tras el anuncio de la DGE, que se había mostrado inflexible al rechazo de todos los sectores, a los 190 para el ciclo lectivo 2019, sobre todo, por la  fecha impuesta para el inicio, salvo que haya sido su decisión, y por eso dio la cara. Haber seguido adelante con ese plan hubiese implicado una postura omnipotente que genera antipatía. Cornejo lo entendió y dio el volantazo. 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.