Coronavirus en Mendoza: 106 casos nuevos
access_time 18:42
|
27 de octubre de 2009
|
|
TECNOLOGÍA APLICADA A LA SALUD

Un sistema mitiga el arsénico en el agua

BUENOS AIRES (TÉLAM). El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) anunció ayer el desarrollo de un modelo de eliminación del arsénico en el agua para empleo en redes urbanas y el diseño de un dispositivo domiciliario destinado al tratamiento de agua en áreas rurales aisladas.

BUENOS AIRES (TÉLAM). El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) anunció ayer el desarrollo de un modelo de eliminación del arsénico en el agua para empleo en redes urbanas y el diseño de un dispositivo domiciliario destinado al tratamiento de agua en áreas rurales aisladas. El modelo de intervención, desarrollado por el Centro de Química del INTI, contempla las fuentes de agua contaminadas con arsénico usadas para el aprovisionamiento de poblaciones, a través de redes de distribución, y a sectores que se abastecen con pozos particulares. El modelo contribuirá al tratamiento de agua para remover esta sustancia contaminante de modo que las aguas que se emplean para consumo cumplan con la regulación del Código Alimentario Argentino, que establece una cifra máxima de 0,01mg/litro.
    Los efectos del arsénico sobre la salud pueden ser muy variados, pero su problema más representativo en territorio argentino es el Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (Hacre). Esta enfermedad se manifiesta con lesiones en la piel y alteraciones sistémicas cancerosas y no cancerosas luego de un período variable de exposición a concentraciones mayores de las fijadas en el Código Alimentario. El estudio Epidemiología del Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico en la República Argentina, realizado por el Ministerio de Salud, la Asociación Toxicológica Argentina y la Secretaría de Ambiente, estimó que en el 2001, más de 3 millones de argentinos estaban expuestos a concentraciones de arsénico superiores a 0,05mg/litro. La región del país afectada es una de las más extensas del mundo y comprende parte de las provincias de Córdoba, La Pampa, Santiago del Estero, San Luis, Santa Fe, Buenos Aires, Chaco, Formosa, Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, San Juan y Mendoza.
    En nuestra provincia, los departamentos donde esta problemática es una realidad son Lavalle, Santa Rosa, La Paz y Malargüe. El origen de la contaminación natural con arsénico en las aguas subterráneas se debe a la actividad volcánica de la cordillera de los Andes, aunque también incide en el aumento de su concentración el uso de insecticidas o herbicidas para cultivos. Según estudios médicos, el cuerpo humano es capaz de eliminar, mediante la orina, el arsénico presente en el agua, siempre que la concentración no supere el nivel de 0,05 miligramos por litro. Cuando se excede esa proporción, comienza a acumularse en las vísceras y la piel, hasta el punto de provocar una intoxicación permanente conocida como hidroarsenicismo crónico regional endémico.
    Esta enfermedad puede causar la muerte, porque su avance predispone a la persona a contraer cáncer de piel, vejiga, riñón, hígado o pulmón.

TEMAS:

Varios

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.