access_time 19:09
|
10 de octubre de 2006
|
|
FÓRMULA UNO

Un punto y la historia se define

El 22 de octubre, Fernando Alonso podría conseguir su segundo título si llega entre los primeros ocho en Interlagos. Michael Schumacher tiene la presión de ganar y que el español no sume.

       Las matemáticas no están aún plenamente de su lado, pero la historia dice inequívocamente que Fernando Alonso se proclamará campeón del mundo el 22 de octubre en Brasil en la última carrera de la temporada, que se corre en Interlagos. Al español le basta terminar octavo para asegurarse el título, independientemente de lo que haga Michael Schumacher. La única posibilidad para el alemán es ganar la carrera y que Alonso no puntúe. Alonso tiene diez puntos de ventaja sobre Schumacher, justo la cantidad de puntos que se otorga al ganador de un Gran Premio, por lo que el alemán sólo puede aspirar a igualar la cifra del español y superarlo por el número de victorias en 2008, que serían entonces de ocho contra siete.


      Pero la historia dice que nunca nadie ganó el mundial de esa manera. La menor diferencia de la historia se dio en 1984, cuando el austríaco Niki Lauda alcanzó su tercera corona mundial con medio punto de ventaja sobre el francés Alain Prost. La circunstancia fue posible porque en Mónaco la carrera se paró por culpa de una torrencial lluvia antes de la mitad y el reglamento establece que sólo se entregue en esa situación la mitad de los puntos en juego. El propio Schumacher fue protagonista en otras dos ocasiones en las que el mundial llegó ajustado al final. En 1994 ganó por 92-91 al británico Damon Hill, después de un polémico choque en la última carrera en Adelaida, y tres años después la jugada le salió mal.


     Chocó intencionalmente con el canadiense Jacques Villeneuve y se quedó fuera de carrera. El canadiense terminó tercero y se adjudicó el título por 78-77, aunque Schumacher perdió después todos los puntos por su maniobra antideportiva. Precisamente Hill aseguró hoy que no hay que creer en las palabras de Schumacher de que da el título por perdido."Son tonterías, él nunca baja los brazos", afirmó Hill ayer en una entrevista con la BBC. "Nunca hay que descartar a Schumacher. Saldrá a la última carrera pensando:"¿Cómo no voy a poder ganar yo y que Alonso no consiga ningún punto?". Así es como él afronta las cosas.


      Si no, no sería Michael Schumacher", agregó el campeón mundial en 1996, quien aconseja a Alonso "estar despierto hasta la última vuelta". La posibilidad es remota, pero en absoluto inverosímil. Sin ir más lejos, en dos de las tres últimas carreras ocurrió eso. En Italia ganó Schumacher y Alonso se retiró, mientras que el domingo en Japón la situación fue inversa. La diferencia es, sin embargo, que en Imola y Suzuka ambos estaban obligados a exprimir al máximo sus mecánicas. Y en Interlagos, Alonso sabe que ser octavo le basta, por lo que adoptará una táctica eminentemente conservadora. Así lo anunció el propio Alonso tras la carrera y lo confirmó ayer el jefe de ingenieros de Renault, Pat Symonds. 

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.