access_time 07:30
|
22 de febrero de 2021
|
|
Editorial

Un país que reclama a gritos un poco de límites

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1613907108690Gine%CC%81s%20Alberto%20Vizzotti.jpg

Algún límite tiene que existir. La vida en democracia lo pide. La necesidad de vivir en libertad lo demanda. La ilusión de un país que tenga algo, al menos un atisbo de seriedad y normalidad, lo exige.

El dilema, en medio de una sociedad que está partida y segmentada entre adormecidos, impotentes y fanáticos, es quién lo determina. Los primeros parecen haber resignado, incluso, sus ambiciones personales. No reaccionan ni frente a hechos graves.

Los segundos conforman una masa entusiasta pero que no logra encontrar el canal institucional correcto para que sus inquietudes lleguen al nivel de la toma de decisiones. Y, cuando pudieron, salieron decepcionados. Sobre los últimos, se sabe, no tienen límites. Es parte del fanatismo, de la radicalización: aceptan todo sin cuestionar.

El escándalo de las vacunas y esta suerte de tráfico de influencias parece haber encontrado ese límite. ¿Pero, hasta cuándo? ¿Cuánto va a durar la indignación de tener la sensación de que nadie controla y que quienes fueron elegidos a través del voto popular usan al Estado según sus intereses?

Pues bien: el Estado es de los argentinos. De todos. De los de izquierda, derecha, centro o de los de cuanta referencia política existen. Hay que ponerle punto final a la costumbre de relacionar gobierno con partidismo. Eso se termina el día en que uno gana las elecciones y se hace cargo. Y si no está en condiciones de entender que debe ser así, que no hay lugar ni tiempo ni espacio para jugar con especulaciones electorales de poca monta, llegó el momento de hacérselo saber. A cualquiera. Al que le toque estar ahí, gestionando el poder que se le delegó.

Ahí está el problema. En la relación que asumen con el poder que reciben. Ni son buenos administradores ni son diligentes. Lo detentan y lo ostentan. Y las consecuencias están a la vista.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.