access_time 10:49
|
19 de octubre de 2009
|
|
OPINIÓN

Un padrón ejemplar elaboró Evo (por Soledad Álvarez, de Efe)

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/025/098/000025098-200910evomoralesjpg.jpg

Bolivia ha logrado la proeza de elaborar en 75 días un nuevo padrón electoral, moderno e informatizado, que ha batido un récord nacional al inscribir a más de 4,8 millones de ciudadanos

Bolivia ha logrado la proeza de elaborar en 75 días un nuevo padrón electoral, moderno e informatizado, que ha batido un récord nacional al inscribir a más de 4,8 millones de ciudadanos y que, a priori, disipa los temores de fraude para los comicios de diciembre.

Contra todo pronóstico, la Corte Nacional Electoral (CNE) de Bolivia ha cumplido con el mandato de confeccionar el novedoso censo superando sus propias previsiones y frente al escepticismo y las dudas de muchos, incluido el gobierno de Evo Morales.

Las claves del éxito, según destacan medios de comunicación y analistas, han sido una inusitada movilización ciudadana y una eficiente gestión del equipo de la CNE encargado del “biométrico”, como se conoce en Bolivia a este padrón.

“Yo creo que es un milagro de este país”, afirmó en una entrevista con el diario La Razón el presidente de la CNE, Antonio Costas, el ingeniero electrónico especializado en bases de datos que asumió la dirección del organismo en mayo, tras dimitir su antecesor cuando ya estaba decidida la elaboración del registro.

Con plantilla netamente boliviana –se abandonó la idea de contratar a empresas extranjeras–, la CNE ha movilizado en dos meses y medio por la complicada geografía nacional a más de 10.000 funcionarios y 3.000 equipos biométricos para recoger y digitalizar los datos, fotos, firmas y huellas dactilares de los electores.

Según datos facilitados a Efe por la CNE, en este período han funcionado oficinas o centros fijos de empadronamiento en 700 localidades de todo el país y 529 unidades móviles que han llegado a unos 2.300 núcleos de población de menos de 1.000 habitantes en edad de votar.

Equipados con un computador portátil, un escáner y una cámara de fotografía, estas unidades móviles han llegado hasta pequeñas comunidades indígenas de la Amazonia sorteando dificultades como la ausencia de caminos o altas temperaturas que provocaban colapsos en los equipos.

La CNE ha desplegado una importante campaña de difusión para movilizar a los ciudadanos con más de 20.000 minutos de publicidad institucional en 11 canales de televisión nacionales, 38.000 en canales locales y anuncios en 835 emisoras de radio del país.

Además, se ha cumplido también el reto de organizar por primera vez en la historia de Bolivia el voto exterior, empadronando a unos 150 mil emigrantes residentes en España, Argentina, Brasil y Estados Unidos.

Para la elaboración del “biométrico”, el Gobierno ha destinado 43,9 millones de dólares, a los que hay que sumar casi tres millones de dólares aportados por la Unión Europea (UE) a través del Tesoro General de Bolivia.

La historia del padrón biométrico boliviano no ha sido fácil. Surgió en la crisis parlamentaria de abril sobre la Ley Electoral –necesaria para celebrar los comicios de diciembre– como una exigencia de la oposición, que rechazaba el antiguo censo por considerar que propiciaba el fraude a favor del oficialismo.

Morales, en medio de una huelga de hambre para pedir al Congreso la aprobación de la Ley Electoral, aceptó la confección de un padrón moderno.

Solucionada esta crisis, la sorpresa vino desde la Corte Electoral, cuando días después su entonces presidente, José Luis Exeni, decidió dimitir en pleno proceso de planificación del censo y a siete meses de las elecciones generales.

Ya con Antonio Costas al frente de la CNE, la polémica sobre el “biométrico” se avivó con las dudas del gobierno de Morales sobre su éxito, hasta el punto de proponer un plan B, consistente en utilizar un padrón mixto, lo que la oposición rechazó tajantemente.

Ahora, tras expirar el plazo de registro de votantes, medios, analistas y organismos internacionales celebran el éxito del biométrico y lo atribuyen a la “vocación democrática de los bolivianos”.

La Organización de Estados Americanos (OEA) destacó que este registro supone un “lujo y un tesoro nacional”, mientras que analistas como Carlos Cordero opinan que el éxito del padrón “elimina el temor a una nueva crisis” en Bolivia.

Otros expertos achacan la inusitada movilización de los bolivianos para empadronarse a la novedad del biométrico, a la fuerte “polarización que vive el país” y la importancia que se otorga a las próximas elecciones.

En esos comicios, el presidente Evo Morales optará a su primera reelección, en liza con otras siete candidaturas opositoras.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.