access_time 16:11
|
9 de noviembre de 2020
|
|
Tribunales

Un locutor admitió que mató a sus suegros y le dieron perpetua

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15620816937271%20IMG_1636%20copy%20copy.jpg
Montivero durante una de las audiencias en su contra.

Se trata de Edgardo Humberto Montivero, quien estaba detenido desde el año pasado por el doble asesinato de Francisco Rodríguez y Raquel Gómez.

En julio, Edgardo Humberto Montivero Rabino (52) agotó su última posibilidad de evitar que fuera elevada a juicio por jurados la causa por el doble homicidio de sus suegros, Francisco Enrique Rodríguez (69) y Raquel Gómez (72), ocurrido a mediados del año pasado en Chacras de Coria, Luján. En esa oportunidad la Justicia le rechazó un recurso de oposición a la citación al debate, que debía realizarse en los próximos meses.

Debido a las contundentes pruebas en su contra, que lo dejaban con pocas posibilidades de salir airoso frente al tribunal de doce ciudadanos, el locutor optó por evitar llegar a esa instancia con mayor exposición mediática de la única forma que le quedaba: admitiendo la autoría del delito durante un juicio abreviado final.

Este lunes la defensa llegó a ese acuerdo con la fiscalía, en el que Montivero no obtuvo ningún tipo de beneficio y fue condenado a prisión perpetua por los dos hechos de homicidio criminis causa que se le acusaban.

De esa forma, se confirmó la versión que sostuvo la fiscalía a lo largo de toda la instrucción, que indicaba que el imputado había asesinado al padrastro y a la madre de su esposa para robarles dinero.

Al parecer, todo se originó por una serie de deudas que había acumulado Montivero y que lo tenían al maltraer, de acuerdo con la investigación que estuvo a cargo del fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello.

Incluso, de la pesquisa surgió que el ex locutor de la Municipalidad de Luján le había solicitado dinero prestado en varias oportunidades a Rodríguez y que la alta cifra que le adeudaba había generado fuertes cortocircuitos entre la víctima y su yerno, agrega la información.

A lo largo de la investigación, la defensa de Montivero intentó en varias oportunidades desacreditar la versión del robo, con intenciones de que la imputación fuese modificada a homicidio simple y así reducir la pena que podría recibir su cliente. Sin embargo, rodeado de numerosas pruebas, debieron ceder ante la hipótesis oficial.

El caso

Rodríguez y Gómez fueron encontrados sin vida la mañana del viernes 7 de junio del año pasado en su casa de calle Beltran, en el citado distrito lujanino. Fue Montivero junto a su pareja -hija de la mujer- quienes se comunicaron con la línea de emergencias 911 para alertar que habían encontrado los cadáveres con signos de violencia en el interior de la propiedad.

Cuando los primeros efectivos llegaron a la escena, se toparon con que los cuerpos de las víctimas presentaban heridas cortantes letales: el hombre tenía dos puntazos en el cuello y otro en la nuca, entre otros cortes que daban cuenta de un forcejeo, mientras que su pareja tenía un corte profundo en el cuello.

En principio, se analizó la posibilidad de que el matrimonio pudo ser blanco de una entradera por parte de delincuentes que desembocó en el doble crimen. Pero los ingresos del lugar no se encontraban forzados, lo que despertó las sospechas de los detectives alguna persona que haya tenido acceso al hogar, es decir, sobre su círculo íntimo.

Por ese motivo, Montivero y su mujer fueron demorados con la excusa de que tenían que ser llevados a una comisaría de la localidad a declarar. Al ser entrevistados por policías, ofrecieron relatos contradictorios, lo que complicó aún más la situación de ambos.

Sin embargo, con el pasar de las horas y algunos avances en la investigación, se descartó una presunta participación de la hija de Gómez, razón por la cual la mujer recuperó la libertad tras ofrecer una declaración informativa.

Pero su esposo no corrió con la misma suerte, el fiscal Pirrello lo imputó por el delito de homicidio simple (dos hechos en concurso real). Una de las primeras pruebas que lo comprometieron fueron los datos de geolocalización de su celular, que lo colocaron durante casi una hora en la escena del crimen el día anterior al hallazgo de los cuerpos.

Pero con el paso de las semanas el representante del Ministerio Público continuó acumulando material probatorio que agravó la situación de Montivero.

Se conoció la situación de los préstamos que le había solicitado a su suegro y otras deudas que mantenía con otras personas. Justamente, con uno de esos sujetos se reunió horas antes de conocerse sobre el doble crimen y le pagó una suma de dinero.

Ver también: Doble crimen: los préstamos entre una de las víctimas y el imputado

Además, otra hija de las víctimas declaró que sus padres habían cobrado la jubilación días antes del hecho de sangre y que la plata no había sido hallada en la propiedad.

Eso llevó a que se cambiara la acusación a homicidio criminis causa, ya que el fiscal entendió que Montivero asesinó a sus suegros para intentar ocultar otro delito, en este caso el robo del dinero. Finalmente, fue por esa calificación la que terminó condenado a la máxima pena este lunes.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.