access_time 19:31
|
14 de octubre de 2009
|
|
TIBURCIO BENEGAS Y LAPRIDA DE LA SEXTA SECCIÓN

Un hombre mató a su ex pareja y luego se quitó la vida ahorcándose de una viga

Se trata de un policía a quien le dieron de baja. La mujer tenía 37 años y lo había denunciado por maltrato. Ocurrió en el asentamiento Escorihuela.

La escena impresionaba, justo un martes 13. Policías rodeaban dos cadáveres y analizaban cada evidencia a su paso intentando descifrar qué había ocurrido minutos antes. Uno de ellos era de una mujer y presentaba severos golpes en el rostro y otras partes del cuerpo. Estaba casi desnuda en una cama. El otro fallecido estaba morado y un cable atado a una viga le rodeaba el cuello. Se trataba de un homicidio seguido de suicidio. A esta conclusión prima facie arribaron los policías de Científica cuando llegaron al lugar, una humilde casa en el interior de una ex estación de trenes. Hasta hace un año, ambos eran novios.


     El terrible hecho ocurrió ayer entre las 16.20 y las 17 en la intersección de Tiburcios Benegas y Laprida, en la casa 26 del asentamiento Escorihuela, de la Sexta Sección. Las víctimas fueron identificadas como Walter Darío Morales, de 45 años, un ex policía, y quien fue su pareja hasta el año pasado, Sandra Salas, de 37. La mujer tenía cinco hijos, tres varones, de 13, 11 y 5 años, y dos niñas, de 14 y 7.


    El matador, oriundo de Palmira, no era padre de ninguno de ellos y había sido denunciado cinco veces por Salas por maltrato. Además, había sido dado de baja de la fuerza hacía siete años por “abandono de servicio”. Hasta la escena, que se colmó de curiosos y efectivos, fue el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca para interiorizarse de los hechos y recibió las críticas de una de las hijas de la víctima, quien lo recriminó por las denuncias presentadas por golpeador contra Morales. Gritando, la niña le reprochó al titular de la cartera: “Cinco denuncias tenía, por qué esperaron a que pasara esto para hacer algo”.


EL HALLAZGO. La historia macabra comenzó cerca de las 16.20, cuando la pareja actual de Salas, Juan Domingo Ferreyra (26), decidió ir a buscar a uno de los chicos a la salida de la escuela. Minutos antes había estado con su novia en la casa del asentamiento capitalino, llamado también por los vecinos como Villa Malargüe. Cuando el joven volvió se encontró con que la puerta de entrada estaba cerrada. La situación le pareció extraña. Llamó a uno de los hermanos de la mujer, quien vive en el lugar, y, por la fuerza, se metieron. Ferreyra no ingresó de inmediato y pidió ayuda porque sabía que la ex pareja de Salas iba a presentarse de un momento a otro, debido a que todavía habían pertenencias de él en la casa.


    Al ingresar, se encontró la terrible escena de ver a su pareja con el rostro lastimado en una de las habitaciones: la sangre le salía a borbotones de la boca y aún estaba con vida, tal como expresó Ferreyra después del hallazgo. A la vez, advirtió que el cuerpo de un hombre colgaba de una viga. De inmediato llamó al 911 para que los atendieran. Sin embargo, según aseguró, la ambulancia tardó 45 minutos en llegar. Mientras observaba el cuerpo, Ferreyra notó que se trataba de la ex pareja de Salas. Cuando arribaron los médicos, determinaron el deceso de Morales, pero notaron que la mujer aún estaba con vida, aunque murió minutos después, expresó Ferreyra ante la prensa. Luego llegó al teatro del hecho personal de Policía Científica.


     Uno de los puntos “extraños” que presentaba el caso fue que tanto Salas como Morales presentaban el torso desnudo. Además, ella tenía los pantalones bajos. Debido a esto es que la fiscal capitalina Daniela Chaler, que también fue hasta el asentamiento, investigará si también hubo abuso sexual, aunque la causa se cerraría porque no habría a quién imputarle los hechos. Mientras todavía personal policial trabajaba en la casa, Ferreyra dialogó con la prensa y contó algunos detalles de Morales. “Para mí, él estaba escondido por el lugar esperando a que yo saliera para matarla.


    Estuve 30 minutos afuera y me encontré con esto”, señaló. Por su parte, el ministro señaló que el Cuerpo Médico Forense determinará si hubo o no abuso sexual, debido a que la mujer estaba semidesnuda. “La fiscal se ha llevado todos los elementos contundentes que había en la habitación de la casa para determinar cómo la mató”, agregó Ciurca. El caso generó gran conmoción en la barriada. Tan es así que varios fueron los vecinos que trataban de encontrar explicaciones a la tragedia. Por su parte, todos los hijos de la mujer estuvieron en las inmediaciones esperando a que se llevaran los cuerpos, lo que ocurrió a las 20.50.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.