access_time 18:46
|
22 de noviembre de 2012
|
|

Ciudad

Un grupo de estudiantes pinta un mural para ayudar a difundir las carreras artísticas

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/277/434/000277434-2012111img_9342_2309017.jpg

<b>Se trata de las alumnas de tercer año de la Tecnicatura Superior en Producción Artística y Artesanal, de la Escuela Normal Superior Tomás Godoy Cruz.</b> La obra resume la historia del establecimiento y plantea su futuro.

Las alumnas de tercer año de la Tecnicatura Superior en Producción Artística y Artesanal, de la Escuela Normal Superior Tomás Godoy Cruz, decidieron pintar un mural en la fachada del establecimiento. El objetivo es difundir las carreras artísticas que allí funcionan y mejorar la imagen visual del edificio, que lucía muy abandonado.

En total, son 17 las estudiantes que trabajan desde principio de año en este proyecto, en el marco de la materia Formulación y Evaluación de Proyectos Cooperativos, a cargo de la profesora Natalia Ziperovich.

Sin embargo, fue el pasado viernes que el mural comenzó a volverse una realidad, y poco a poco los colores y las formas pasaron del boceto a la pared. La idea es inaugurarlo el próximo viernes, luego de una semana de arduo trabajo por parte de las jóvenes y cuatro profesores.

De hecho, el evento coincidirá con la muestra que van a realizar los alumnos de la escuela, donde darán a conocer los trabajos que han efectuado a lo largo del ciclo lectivo.

"Mañana vamos a vivir una jornada de arte, con una muestra de talleres tanto en el boulevard de calle Mitre (al 929), como en la vereda del establecimiento", informó Carolina Martínez, la coordinadora de las carreras de Arte del establecimiento y docente.

La elección del boceto llevó varios meses de trabajo y todas las alumnas aportaron ideas y conceptos que debían estar presentes en el mural. Sin embargo, el diseño definitivo fue elegido justo el último día que disponían para hacerlo, cuando Natalia Puculú trajo su idea y todos coincidieron que era la adecuada.

Según relató la propia alumna, "teníamos que seguir íconos que habíamos acordado (escaleras y ventanas abiertas) que representaban el concepto de abrir una nueva etapa, pero los bocetos no nos cerraban; fue entonces que surgió la idea del cierre abriéndose". Para concretar su iniciativa, Natalia contó con la ayuda de una amiga, Marta Vargas, que es diseñadora gráfica, quien la ayudó a "plasmar la idea en la computadora".

Con el objetivo de cumplir con el plazo pautado para finalizar el mural, tanto las jóvenes como los docentes trabajaron intensamente, desde las 9 hasta las 21.30, todos los días.

Sergio Maure, profesor de Artes Visuales, fue el valiente que se trepó a los andamios para poder pintar en la parte más alta de la fachada, tarea que los demás prefirieron evitar. "Tengo una atracción por el muralismo, porque es una expresión artística pública de la que la gente se apropia y hasta se anima a comentar", manifestó el docente.

La historia del mural

La iniciativa del proyecto nació el primer día de clases, luego de que una estudiante de otro año (Romina Contreras) sugiriera, en un recreo, que podrían hacer algo para mejorar el frente de la institución.

"Cuando la profesora nos dijo que pensaramos un proyecto para la materia, recordé lo que dijo Romina y se me ocurrió presentar la idea como propuesta, junto con otras tres compañeras", explicó Noelia Guzmán, una de las alumnas.

Así, las estudiantes comenzaron a investigar la historia de la institución, que está ubicada dentro de la zona que antiguamente era denominada la "manzana de las luces", que abarcaba el colegio Normal, la Legislatura, el Palacio de Justicia y la Casa de Gobierno.

Con el correr de los años, en la cuadrícula donde funciona la escuela fue habilitada una comisaría, ubicada detrás del edificio, que ya no está. Sobre este lugar, Ziperovich explicó que tiene "un jardín oculto", al que no se puede acceder por problemas edilicios.

Inclusive, las instalaciones de la sede policial habrían sido utilizadas como centro de detención en los años de la dictadura. Además, como ya está terminado el nuevo edificio donde serán trasladadas las carreras de los distintos profesorados, el viejo establecimineto será sede sólo de las carreras artísticas.

Finalmente, toda la información recabada quedó reflejada en la obra, en la que destaca el cierre abriéndose, que al mismo tiempo divide la obra en dos partes: lo antiguo y lo nuevo.

La historia del lugar se ve reflejada en la parte cerrada del cierre, donde se pueden observar "miradas que se repiten, monótonas, que están como ausentes" y, que según señaló Puculú, hacen referencia "a los desaparecidos". En la sección que refiere a la actualidad y el futuro, la creadora del boceto explicó que fueron incluidas "flores, hojas y el rostro de una mujer".

Como el objetivo del proyecto es difundir las carreras artísticas que hay en la escuela, las alumnas seleccionaron "colores vibrantes, como el magenta, el verde manzana y el turquesa", precisó Mariela Famoso, otra de las chicas.

Además, el mural llevará la frase "La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo", de Paulo Freire, docente y teórico de la educación brasilero.

La realización de la obra fue posible gracias a la suma de voluntades de estudiantes, educadores, colaboradores y de la propia institución, que aportó 18 mil pesos para arreglar la fachada y dejarla lista para la obra.

"También nos donaron pintura por un valor de 2 mil quinientos pesos", agregó Martínez. Los colaboradores fueron Omar Tous y Eduardo Ruiz, director de Economía Social de la provincia.

Objetivo cumplido

Si bien el mural aún no está terminado, ya ha logrado un fuerte impacto en la gente. Por ejemplo, quienes pasan en auto, al ver al grupo trabajando, "tocan bocina saludando", comentó Famoso.

Entre los primeros en responder estuvieron quienes concurren a la escuela, que se alegraron con la idea de los cambios que generaba el proyecto.

Una de ellas fue María Elena Spisso, estudiante del Profesorado de Educación Primaria, que expresó: "Nos encanta a todas, ya lo hemos comentado; es lindo no sólo porque renueva el lugar, sino por el impacto que tiene en la vista".

Asimismo, los propios profesores que colaboraron con el proyecto sintieron que la experiencia los ha enriquecido: "El trabajo interdisciplinario de los docentes ha sido muy importante y hemos aprendido los unos de los otros", reconoció Ziperovich.

En cuanto a los transeúntes, algunos inclusive han hecho donaciones monetarias para que el equipo de trabajo tenga fondos para los gastos que pueden surgir a lo largo de la tarea.

Otro que se sumó al trabajo fue el popular "Loco Juan", que estuvo todo el miércoles ayudando. "Llegó a la mañana y se quedó hasta la noche; inclusive, ayudó a armar el andamio y se colocó el arnés para subirse", relató Guzmán.

Por su parte, Nancy Britos, profesora de Educación Primaria que se encuentra participando de un curso en el establecimiento, manifestó que la iniciativa de las estudiantes le gusta "porque es una expresión libre, a través de la pintura".

Si bien las 17 alumnas debieron hacer un gran esfuerzo para ponerse de acuerdo a la hora de elegir cuál sería el boceto definitivo, lograron superar las diferencias y llegaron al fin deseado.

Gracias a ellas, que trabajaron muchas horas a lo lardo de siete días, la obra estará terminada el viernes. Por su puesto, esa "mano de obra" no fue calculada dentro de los gastos que implicó el proyecto, pero quién puede dudar de que ese aporte fue fundamental para que la Ciudad de Mendoza luzca una nueva obra artística en sus calles. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.