access_time 09:33
|
23 de noviembre de 2017
|
Polémcia en el Valle de Uco

Avalan las pulverizaciones aéreas: "Sin riesgos para el medio ambiente"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1511435647888Fumiga-1.jpg

Un juez rechazó la acción de amparo solicitada por una ONG para paralizar el procedimiento para combatir la polilla de la vid. En Tupungato y Tunuyán finalizó la campaña y no hubo personas afectadas.

Pese a la oposición que encontró en San Carlos, el gobierno provincial insiste en que las pulverizaciones aéreas de viñedos no afectan al medio ambiente. Lo mismo opinó el juez Carlos Dalla Torre, quien rechazó una acción de amparo presentada por la ONG Oikos para frenar la actividad.

Oikos inició una acción de amparo contra el Gobierno, ISCAMEN y SENASA para exigir una evaluación y declaración de impacto ambiental "debido a que el tratamiento con agrotóxicos fumigados de manera aérea 'podría' contaminar de modo perjudicial la salud y el medio ambiente". También solicitó "la paralización de fumigaciones aéreas" porque no existen "certezas sobre la eficacia de la aplicación de los agrotóxicos seleccionados en la vid para combatir la plaga de la lobesia botrana".

El Gobierno respondió que paralizar la pulverización aérea traería "consecuencias ambientales, sociales y económicas inmensurables para la Provincia". También explicó que el producto utilizado "es clasificado como banda toxicológica verde, es decir, normalmente no presenta peligro".

El juez Dalla Torre reconoció que falta la Declaración de Impacto Ambiental pero esa omisión no es suficiente para frenar la pulverización tendiente "a evitar la plaga -así declarada- que ya se encuentra instalada en todo el territorio de la provincia de Mendoza, afectando seriamente los cultivos vitivinícolas y con serios visos de tener potencialidad dañosa de extenderse a otras jurisdicciones vecinas".

Además el magistrado consideró que "las acciones o aplicaciones aéreas en desarrollo con los productos utilizados (dipel y coragen) y con las medidas de seguridad descriptas, reúnen condiciones de seguridad y efectividad suficientes, sin riesgos para el medio ambiente". Por ese motivo decidió rechazar el pedido de Oikos.

Pulverización, no fumigación

El gobierno defiende la pulverización aérea en el Valle de Uco y señala que finalizada la campaña en Tupungato y Tunuyán, el Ministerio de Salud determinó que no hubo ningún caso en los centros asistenciales públicos de personas afectadas por estos trabajos.

Con respecto a posibles casos de intoxicación, el coordinador regional del Ministerio de Salud, Rodolfo Guillén, informó que “no se ha registrado ningún tipo de caso de intoxicación en todo el Valle de Uco tras las pulverizaciones realizadas".

"Hay varios estudios y diversos artículos científicos, avalados incluso por una universidad indígena catalogada por respetar mucho el medioambiente, en donde se refleja la no toxicidad del bacillus. Son bioplaguicidas que ayudan al control biológico de las plagas y es lo que debemos fomentar, que cada vez más los sectores agrarios utilicen estos tipos de productos”, afirmó Guillén.

También el gobierno diferencia la pulverización (se realiza con un líquido antiderivante avalado para cultivos orgánicos) de la fumigación. Y con respecto a la ordenanza municipal que prohíbe la pulverización aérea en San Carlos, la calificaron de "simbólica" porque el municipio no regula el espacio aéreo.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.