access_time 20:55
|
5 de junio de 2007
|
|

UN CLÁSICO

Se podría decir que ya es un clásico. No hay abogado, ayudante o juez que no haya pasado por la situación.

    Se podría decir que ya es un clásico. No hay abogado, ayudante o juez que no haya pasado por la situación. Es común que todos los días alguien se quede encerrado en alguno de los ascensores del edificio de los Tribunales Federales. Simplemente, el sistema de detiene y la gente, casi resignada, espera hasta que el mecanismo vuelva a funcionar. Salvo que la vuelta a la normalidad se demore más de la cuenta, nadie se pone nervioso.

    Eso le pasó ayer a un grupo de periodistas que se disponía a cubrir una nota. Pues bien, el ascensor se detuvo entre el cuarto y el quinto piso. Sin alterarse, los ocasionales compañeros de viaje dialogaron un rato sobre el inconveniente, que sigue repitiéndose y que, parece, seguirá igual. Luego de diez minutos de conversar sobre el tema, el ascensor volvió a ponerse en movimiento y todos los ocupantes pudieron llegar a destino.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.