access_time 00:47
|
5 de agosto de 2006
|

UN BANCO PARA LOS MENDOCINOS

La posible creación de un nuevo banco provincial ha suscitado opiniones de todo tipo, así como un debate largamente adeudado en Mendoza, que tiene una ríspida historia en lo que a entidades financieras se refiere. Todos conocen la historia del vaciamiento del ex Banco Mendoza, que implicó pérdidas de cifras millonarias a favor de los grandes empresarios y políticos amigos del poder de turno. No olvidemos, por otra parte, que los distintos gobiernos han sido, por acción u omisión, responsables de la prescripción de la causa del ex Banco Mendoza

         Desde Apyme, estamos de acuerdo con la instauración de un banco provincial que esté al servicio de los productores y trabajadores mendocinos, en especial si se tiene en cuenta que esta provincia es una de las dos que no cuenta con una entidad financiera propia. Además, se trata de un instrumento esencial para el desarrollo de las áreas productivas y para contar con un mayor grado de autonomía respecto de otras formas de financiamiento. En este sentido, es menester hacer dos observaciones.


         La primera es saber si este anuncio es de neto corte electoralista, debido a que una entidad de tales características no se puede poner en funcionamiento en menos de un año, debido a todos los recaudos que hay que prever. Del mismo modo, tanto los sectores involucrados como la oposición deben tomarse su tiempo para realizar los análisis correspondientes y formarse una opinión fundamentada al respecto. La segunda es que el Estado debe tener plena participación en dicha banca, sin que grupos privados tengan injerencia en el manejo de fondos públicos.


        De hecho, en ninguno de los 9 bancos provinciales que quedan en el país, los capitales privados tienen peso relevante. Por otro lado, es preciso que en el momento de la constitución de la ley orgánica del banco se fije que en el directorio exista una representación efectiva y democrática de todos los sectores involucrados. El objetivo es que este cuerpo colegiado evite otorgar privilegios a los grupos económicos que siempre han contado con prerrogativas.


       Con el mismo fin de favorecer al pueblo mendocino, la carta orgánica de la entidad deberá expresar claramente que el banco no podrá ser privatizado bajo ningún concepto. Sucede que la lista de privatizaciones en detrimento del patrimonio público es larga y nefasta en esta parte del mundo.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.