access_time 23:45
|
25 de septiembre de 2006
|
|

U2: 30 años de misticismo

Hoy se cumplen tres décadas desde que se gestó la banda irlandesa.

    Pasaron ya tres décadas desde que un grupo de amigos de secundaria decidió, “sin muchas expectativas”, hacer caso a un aviso publicado en la pizarra de un colegio de Dublín y formar una banda. El resultado fue inesperado para muchos, pero indiscutidamente exitoso: un día como hoy, pero de 1976, comenzaba a gestarse el proyecto U2. Más de una decena de álbumes, varios Eps y compilados, innumerables giras por el mundo y clips de video en las cadenas de música más importantes del planeta hicieron de la banda liderada por Bono Box una marca registrada.

    Pero, además, hubo otro sello que identificó (e identifica) a los U2: su profunda labor social y ecologista. El caso es que, 30 años después del nacimiento de una de las agrupaciones internacionales con más llegada de los últimos tiempos, U2 decidió mirar un poco hacia atrás y contar parte del camino recorrido. Así surgió U2 por U2, un libro autobiográfico que fue presentado hace pocos días en Londres y cuya versión en español estará disponible en Argentina el 3 de noviembre. “U2 es un grupo en el que sus miembros no somos músicos particularmente competentes”, indicó el guitarrista Dave Evans (más conocido como The Edge) durante la presentación del material, que incluye un recorrido de fotos y anécdotas del grupo.

    “Posiblemente no sea la banda más experta musicalmente de la historia del rock –continuó– pero queremos mostrar lo que hemos recorrido”. En el libro, el carismático líder y vocalista, Bono, The Edge, Larry Mullen en la batería, y el bajista Adam Clayton reviven momentos históricos y anécdotas. Acompañados de imágenes, los músicos repasan el vertiginoso salto de cuatro adolescentes con pocas ideas a la hora de tocar un instrumento. Desde los clubes dublineses hasta el estrellato mundial. La transcripción de de Irlanda.

    innumerables horas de entrevistas y testimonios de los componentes del grupo y de su representante, Paul McGuinnes, guiados por el crítico de rock Neil McCormick, también están presentes en la propuesta literaria. La historia del cuarteto irlandés más famoso del mundo arranca con el anuncio, en la escuela de Mount Temple (en Dublín), de un chico que tocaba la batería (Larry Mullen Jr.) y que quería formar una banda, un deseo que compartieron Dave Evans, The Edge, Paul Hewson, Bono y Adam Clayton. “Todo empezó como algo para pasar el rato y nada más. Sin grandes ideas”, relata Mullen en la autobiografía.

    Sin embargo, ese fue el puntapié inicial para que cuatro chicos con personalidades diferentes pusieran en marcha la maquinaria U2. “El 25 de setiembre de 1976, un extraño grupo de gente se reunió en mi cocina. Y allí –recuerda Mullen– fue donde empezó todo ”. U2 por U2 relata la meteórica evolución de la banda desde sus coqueteos con el punk de los setenta, la sucesión de sus primeros álbumes, como Boy (1980), October (1981) y War (1983); su explosión con el rock, con The Joshua tree (1987); sus acordes más posmodernos, como en Achtung baby (1991); o los trabajos más recientes, como All that you can’t leave behind (2000) o How to dismantle an atomic bomb (2004).

PALABRA DE MÚSICOS. Indiscutible alma del cuarteto, Bono Vox, un hombre extremadamente comprometido con la lucha por la paz y la justicia, está convencido de que uno no se convierte en estrella de rock a menos que tenga una carencia de algo. “Si estás equilibrado o en tu sano juicio –reflexiona–, podrías sentirte normal, sin tener a 70.000 personas gritando cada noche que te quieren”. Bono admite que se metió en U2 “para salvarse a sí mismo” y dice que hoy hay gente que se le acerca en la calle “como si fuera Mahatma Ghandi”.

    Adam Clayton, “el chico que llevaba un abrigo de piel de carnero afgano, gafas y fumaba”, según le recuerda Mullen, o “el hippie tan raro, que lucía un vistoso peinado afro”, tal y como lo visualiza The Edge, siempre tuvo clara su vocación.“Yo siempre quise ser una estrella del rock. Cuando conseguí mi primer bajo, a los 15 años, descubrí que estaba hecho para mí. Y no tenía ningún otro grupo al que unirme”, confiesa Clayton. La misma pasión revela The Edge, que reconoce que, actualmente, le parece imposible concebir su vida fuera de la música. “Ideas originales, organizar conciertos emocionantes y espirituales, y realizar buena música” son, según Evans, los motores de U2 en sus inicios. Motores que, a juzgar por el impecable y extraordinario presente de U2, continúan vigentes en la actualidad.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.