River recibe a Argentinos en el Monumental
access_time 01:00
|
17 de agosto de 2012
|
|
HUMOR

Turismo

Buenos días, a pesar de todo. Según los datos publicados, el turismo en Mendoza se ha transformado en la segunda actividad más productiva para la provincia, y eso que no le dedicamos todo el esfuerzo que la disciplina requiere. Se debería mejorar mucho la oferta. Por ejemplo, podríamos poner un reloj cucú en el Parque; si Carlos Paz tiene uno, no sé por qué no lo tenemos nosotros, y de vez en cuando hacer que algunos inadaptados roben el pajarito, así somos noticia nacional. El ave podría ser un cóndor, aunque no sé si un cóndor sabe decir cucú. Se podrían instalar varias momias en los cerros de la cordillera, y al turista que descubra una se le regala la estadía. Para facilitar el transporte, sería conveniente extender hasta San Juan el Metrotranvía y que funcione entre las localidades que nos unen, de ser posible, que funcione en Mendoza también. Podríamos habilitar el Lago del Parque como la pileta de natación más grande del país y poner una escollera para pescar tiburones andinos en Playas Serranas. Los festivales folclóricos deberían ser un atractivo para los turistas, pero se tendrían que crear otros. Tenemos el Festival de la Tonada en Tunuyán, el Festival de la Cueca en Santa Rosa, deberíamos hacer el Festival del Gato en la Cuarta Sección. También sería conveniente habilitar el teatro griego Frank Romero Day para otras actividades artísticas, aparte de la Fiesta de la Vendimia, por ejemplo, el Festival del Zonda, donde sólo se permitiría ejecutar instrumentos de viento, o el Festival de los Temblores, y así como es la catedral del canto lírico la Scala de Milan, el nuestro sería la escala de Richter. Sería del todo conveniente que la gente pudiera acercarse al Puente de Inca y aun bañarse en sus termas, pero, bueno, no le pidamos peras al olmo y menos Perón al Manzano. Malargüe tiene bellezas increíbles, lugares insospechados, digo, la Laguna de Llancanello, Valle Noble, Valle Hermoso, la Laguna de la Niña Encantada, el Pozo de las Ánimas, las Cuevas del Tigre, la Cueva de las Brujas, la Payunia, el Parque Cretásico, la pasarella. Estaría bien que, de una vez por todas, arreglaran la ruta 40, así nadie pierde el tren delantero, los amortiguadores, el radiador y el ciento por ciento de su paciencia en el intento de conocerlo. Sería bueno, como ya hemos dicho en otras oportunidades, que se promocionara el magnífico cielo de Uspallata, balcón del Universo. Podríamos hacer muchas cosas para incrementar la afluencia de turistas.

Podríamos declarar Capital del Apoliyo a La Dormida, capital del Pichí a Desaguadero, y Capital del Corpiño a Eugenio Bustos. Claro que lo más conveniente que podría ocurrir es que Mendoza tuviera mar. Ya han pasado ocho gobernadores desde el retorno a la democracia y no han logrado dotarnos de mar. No es tan difícil, sólo bastaría agrandar el dique Potrerillos hacia el oeste hasta que nos encontremos con el océano Pacífico. Es cuestión de ponerle un poquito de ganas, qué embromar. Mendoza está descubriendo que el turismo es un buen negocio. Y eso que todavía no se estrena el nuevo himno, que si no... 

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.