access_time 19:28
|
23 de marzo de 2007
|
|
HOSPITAL LENCINAS

Tuberculosis: la policía buscará a pacientes rebeldes

Con esto intentan evitar que los enfermos que no cumplen el tratamiento infecten al resto de la población. Hasta el momento, la Justicia sólo tuvo que intervenir en un caso.

    El Programa de Provincial de Tuberculosis trabaja arduamente en la detección de enfermos, al punto de que las personas que abandonan el tratamiento son buscadas con la policía y la Justicia. Si bien la judicialización de un tuberculoso parece sumamente exagerada, el director del Hospital Lencinas, Ramón Alchapar, explicó: “Un enfermo que obvia el tratamiento, pues, por lo general, al mes ya se sienten bien, termina infectando a 20 personas de su entorno cercano, y uno o dos terminan contrayendo la enfermedad”.

    En Mendoza se toman todas las precauciones del caso y, cuando un paciente se ausenta del tratamiento –que es gratuito–, desde el nosocomio se lo intima a retomarlo bajo amenaza de buscarlos con la Justicia. “Ante la intimación que les hacemos, todos vuelven”, explicó Alchapar. Desde que se implementó el sistema de dar aviso a la Justicia para que la policía busque al enfermo, sólo se ha registrado un caso en toda la geografía provincial.

    Se trató de una madre joven que tiene una pequeña de ocho meses. Esta mujer, quien padecía tuberculosis, no quiso continuar con el tratamiento estipulado por los profesionales, quienes entendieron que esta situación se presentaba riesgosa tanto para la madre como para la criatura. Esto llevó a que desde el hospital se le diera intervención al Juzgado de Familia, que actuó rápidamente y motivó a la mujer a retomar el tratamiento

    CRECE LA DETECCIÓN. Durante el 2005 se registraron en la provincia 157 casos de tuberculosis, mientras que el año pasado se llegó a los 320 afectados. La cifra, que parece haberse disparado durante el 2006 con la duplicación de enfermos, “no habla del crecimiento de los tísicos en la provincia, sino de una mayor detección”, aclaró el director del Hospital Lencinas.

    Desde el programa argumentaron que esto es producto de un trabajo en conjunto con los hospitales regionales y los centros de la salud para dar con los enfermos en la etapa precoz de la peste y garantizarles su recuperación. “La tuberculosis es una enfermedad curable, aunque tiene un tratamiento largo que dura unos seis meses, durante los cuales el afectado consume pastillas que, a veces, no le caen bien”, detalló el especialista del nosocomio que fuera fundado para tratar a los tísicos en 1924, una época en la cual la peste todavía se cobraba muchas vidas.

    El tratamiento es ambulatorio y los adultos constituyen 90 por ciento de los afectados. A los niños –10 por ciento restante– se los atiende en el Hospital Notti.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.